Por qué participar en “Un dedo de espuma” es lo mejor que te puede pasar

En estos días estamos impacientes. Esperamos la llegada de las vacaciones, los infinitos días de piscina, quitarnos la arena de los pies, cervecear sin mirar el reloj… pero hay algo por lo que ya no tenemos que contar las horas: participar en el concurso creativo ‘Un dedo de espuma, dos dedos de frente’.

Desde el 27 de abril muchos cerveceros ya se han puesto a crear como locos y nos han ido mandando sus obras. ¿Aún no estás seguro de si quieres participar? No te preocupes, a continuación te damos una lista de razones que te convencerá de por qué participar en ‘Un dedo de espuma’ es lo mejor que te puede pasar este verano:

  1. La creatividad mola. Piensa cuando conoces a alguien. Os presentáis, dos besos, un abrazo, cómo te llamas. Y llegas la pregunta clave ¿a qué te dedicas? No interesa si sientes pasión por los manatíes o no puedes parar de comer cupcakes. En cambio algo se activa en nosotros cuando alguien te dice “soy artista”, o pintor, o diseñador, o… ¡cualquier profesión creativa! Así que tírate el rollo y únete a ese club de profesiones selectas.
  2. Muchas categorías. Puede que no se te dé bien escribir. O puede que no seas bueno con el diseño gráfico. ¡Incluso puede que ni seas hábil con la escritura y con el diseño a la vez! Pero aún te quedan dos categorías. En serio, la variedad es amplia: audiovisual, gráfica, fotográfica y en tweet. Así que descubre cuál es tu fuerte y lánzate a crear la pieza ganadora. Eso o inténtalo en todas las categorías y las probabilidades de ganar serán mayores (Además, puedes intentarlo todas las veces que quieras ¿vas a desaprovecharlas?)
  3. Somos digitales. Que si los jóvenes vivimos enganchados a las redes sociales, que si nos pasamos el día mirando nuestro móvil, que si ‘millenials’… Sí, sabemos que tienen razón. Usamos a nivel experto todas las redes, cada semana descargamos una nueva e incluso, conocemos Facebook mejor que el propio Zuckerberg. Y eso nos adelanta mucho trabajo. Todo este concurso se hace a través de nuestras plataformas favoritas: Twitter, Instagram, Youtube y Pinterest. Si usamos cada día estas redes sin nada a cambio, ¿por qué no intentar ganar un premio a partir de ellas?
  4. Llegan las vacaciones. Con la falta de cumplir horarios, la excusa de que no tenemos tiempo se ha agotado. El plazo es hasta el 25 de julio, por lo que tenemos más de dos meses para ejercitar nuestra creatividad y demostrar de qué somos capaces. De hecho, cuando estamos relajados, y si contamos con la ayuda de amigos, las ideas salen solas. Aprovecha las horas bajo el sol, o las risas mientras tomas unas cañas y dale al coco.
  5. Muchos premios. Como casi siempre, lo más importante, el premio. Por categoría hay dos premios. Cuatro categorías, dos premios por cada categoría… no hay que ser Pitágoras amigo. Ocho suculentos premios aguardan ahí fuera. Y no son pequeños: premios en metálico dados por un jurado profesional de 3.000, 2.000, 1.500 o 1.000 euros, dependiendo del formato; y premios materiales que da el público como una GoPro HERO3, un ebook Kindle Paperwhite o dos cámaras Polaroid Z2300 son los regalazos que puedes tener en casa con tu participación.
  6. ¡Imagina el resto del verano con uno de los premios que te hemos dicho! ¿3.000 euros para invitar a tus amigos a unas cervezas? ¿una GoPro para retratar los concursos de saltos de la piscina? ¿Una polaroid con la que hacer fotos de la cena que vais a hacer en la playa? Podríamos seguir horas contando todo lo que haríamos. Pero no vamos a perder el tiempo.

¿Aún no saber si participar? Mejor te pasamos un ejemplo de uno de los ganadores del año pasado para animaros a que participéis y, de paso, os dé una ayudita extra para motivarte a la hora de crear:

Jurado2014