No solo cambiamos de armario… ¡¡También cambiamos de cerveza!!

Adiós. Adiós a los vestidos ligeros, bermudas, chanclas, sandalias… Adiós a una época de sol y calorcito, porque el otoño ya está aquí y ha venido para quedarse. Y, como siempre en esta época, nos toca hacer algo que da mucha pereza pero que es totalmente necesario: el cambio de armario.

 

Y todo cambio de armario también conlleva un cambio de tipo de cerveza. ¿Por qué? Porque cada estación supone un tipo de alimentación diferente y con la llegada del otoño, podemos empezar a disfrutar de otra variedad de cervezas que maridan a la perfección con el frío.

Así que si nunca habías oído hablar del cambio de armario cervecero, lee con atención porque vamos a descubrirte algunos de los tipos de cervezas que puedes pedir durante estos meses. 

Con la llegada del frio cambian nuestras costumbres culinarias. Ahora consumimos alimentos más calóricos  y  calientes para estabilizar la temperatura del cuerpo y recuperar el calor que la calle no nos brinda. Con este tipo de comidas, generalmente más copiosas, es preferible pedir cervezas más cálidas, densas, oscuras y con más cuerpo. Son características las cervezas con toques más cítricos, a caramelo, chocolate negro y con aromas más frutales.

Y si estabas deseando que llegara el frío para comer todos los días de cuchara, marida tus guisos con cervezas de color rojizo, con toques acaramelados y un ligero sabor amargo. ¡Perfectas también para una buena carne!

Y ¿qué hay mejor después de una tarde entera cambiando vestidos y bermudas por abrigos y jerséis de cuello vuelto que salir a disfrutar con tus amigos, pareja o familia de una cervecita y su tapa? Nosotros, desde Cervecear, vamos a empezar ya a cambiar de ropa así que…  ¡¡Mucha suerte!!

 

Leave a Reply