Un invierno floral

Todos tenemos ganas de primavera, pero aún nos quedan algunos meses de frío y nieve. Pero no pasa nada, porque desde Cervecear sabemos cómo darle un toque floral a tus días para que, al menos, tus platos florezcan y disfrutes de una manera diferente de ellos.

Y qué mejor manera de florecer este 2019 que descubriendo cómo maridar platos florales con cerveza para disfrutar de un momento gastronómico único y rodeado de la mejor compañía 😉

Así que, ¡despierta tus sentidos y papilas gustativas! Porque te traemos una versión culinaria muy diferente de lo que os hemos contado hasta ahora 🌺🌺

Los platos con presencia de flores han comenzado a ser tendencia hace relativamente poco tiempo, aunque los diferentes chefs llevan muchos años integrando flores en sus platos.

Las flores aportan diferentes aromas y sabores, además de darle un toque de color y elegancia a nuestras creaciones. Así que vamos a descubrir qué tipo de flores maridan mejor con los diferentes tipos de cerveza.

Pensamientos, es uno de los tipos de flores más utilizados en cocina. Se caracterizan por su sabor agridulce y su gran colorido, se suelen emplear en platos como ensaladas, donde aportan un toque de amargor y una combinación de colores llamativos. Además, también puedes combinar tostas de aguacate, higos y perejil con pensamientos morados que crearán un efecto visual muy agradable y atractivo.

 

Maridaje con cerveza: Los pensamientos y los platos en los que se emplean maridan a la perfección con una cerveza de trigo ya que es una cerveza con más cuerpo y reduce el amargor.

 

Flores de calabacín, son característicos por tener un sabor dulzón y algo picante. En este caso esta flor es la protagonista de nuestro plato ya que se suelen servir fritas o rellenas. Gracias a la frescura de la flor, el queso es uno de los mejores aliados para rellenarla y su posterior fritura, así conseguiremos una combinación cremosa por dentro y crujiente por fuera. Es recomendable que el queso que empleemos sea mozzarella o ricotta. 

 

Maridaje con cerveza: este tipo de flores al tener un toque dulzón y combinar muy bien con rellenos cremosos como el de queso, maridará a la perfección con una cerveza lager extra, ya que aportará personalidad enriqueciendo el plato y creando una armonía perfecta de sabores. Otra opción de maridaje, al tratarse de un primer plato o entrante, sería una cerveza Pilsen que ayudará a limpiar el paladar si vamos a seguir degustando otros platos.

 

Hibisco o hibiscus, una de las flores que más se puede ver en la cocina en los últimos tiempos. La flor de hibisco tiene un toque entre dulce y ácido y un color rojizo increíblemente llamativo. Se trata de una flor que puede emplearse en diversidad de platos como estofados, acompañan muy bien al queso, incluso se incluyen en platos orientales como el bao y sobre todo en repostería, donde la propia flor en almíbar conserva su propio sabor.  

 

Maridaje con cerveza: Gracias a los toques ácidos de este tipo de flor maridará a la perfección con una cerveza abadía por afinidad sobre todo si elaboramos un estofado o guiso, ya que este tipo de cerveza tiene notas acarameladas, frutales y al tener un mayor cuerpo combina perfectamente con este tipo de sabores.


Crisantemos
, una flor que dependiendo del color de sus pétalos puede tener un sabor desde amargo hasta un sabor picante. La parte central de este tipo de flor no es comestible, así que solo emplearemos los pétalos en nuestros platos. Se trata de un elemento que gana protagonismo en la gastronomía china y puede tener diferentes funciones como aportar sabor o aromatizar haciendo la función de perejil o albahaca. Suele utilizarse en platos de pescado como el atún.

 

Maridaje con cerveza: Este tipo de flores se emplean en platos orientales en los que el picante es un complemento exquisito para resaltar sabores, por lo que maridaremos este tipo de elaboraciones con una cerveza Pilsen, ya que su ligero sabor con notas de lúpulo ayuda a suavizar la sensación que producen estos platos picantes en el paladar.

 

Jazmín, como todos sabemos esta flor tiene un intenso color blanco, son muy aromáticas y se caracterizan por tener un sabor dulzón. Suelen emplearse en platos de aves como el pollo, platos con pescado o en repostería, como por ejemplo decorando una mousse de queso, con frutos rojos y flores de jazmín.

 

Maridaje con cerveza: el jazmín es una flor que tiene un sabor dulce y que se emplea mucho para aromatizar platos, su maridaje con una cerveza IPA es perfecta para acompañar postres que están elaborados con fruta fresca.

Estate pendiente porque para primavera te traeremos una propuesta muy atractiva donde las flores serán las protagonistas de nuevo 😉

Pero, de momento, vamos a florecer este invierno y llenarlo de color.

Leave a Reply