Cervezas y mucho más en Las Palmas

Este fin de semana nos vamos a Las Palmas con Beer Runners. Después de haber visitado A Coruña, Barcelona, Madrid, Zaragoza, León, Sevilla y Valencia damos el salto desde la península para disfrutar de la cerveza y el deporte en las Islas Canarias. Por eso en esta entrada del blog os proponemos una ruta de cañas por la capital de Gran Canaria. ¿Nos acompañáis?

Las Palmas puede presumir de ser la ciudad más grande y más poblada del archipiélago, de su clima -con unos 22 grados de temperatura media anual-, de sus playas, de ser la tierra que vio nacer a Galdós, Javier Bardem, Alfredo Kraus, Juan Negrín… y también de su gastronomía.

En el recetario tradicional canario, el de los palmenses, encontramos platos tan exquisitos como los potajes de jaramagos, los pejines con gofio, el sancocho o los caldos de millo o de papas.

[slider crop=”yes” slide1=”http://www.cervecear.com/wp-content/uploads/2013/03/caldo-papas-41.jpg” slide2=”http://www.cervecear.com/wp-content/uploads/2013/03/Caldo-de-Millo.jpg”][/slider]

Hay muchas zonas en las que se puede disfrutar de estos platos y acompañarlos de unas cervezas, no podía ser de otro modo. Desde la ciudad histórica hasta la zona de Tafira, el Monte y sus alrededores o los barrios de San Cristóbal y La Isleta, donde se pueden probar los mejores pescados de la ciudad. Pero nos gustaría detenernos en un sitio en especial: el Mercado del Puerto.

Con una ubicación inmejorable, en el istmo de Santa Catalina, el Mercado del Puerto es un espacio en el que conviven los puestos tradicionales del mercado con nuevos locales de hostelería en los que se puede disfrutar tanto de platos de la cocina canaria ‘de la de toda la vida’ con propuestas más exóticas de gastronomía internacional.

Os recomendamos leer este artículo publicado recientemente en El Viajero sobre el Mercado del Puerto, y visitar su página en Facebook para conocerlo un poquito mejor.

Aquí os dejamos otras sugerencias para ‘cervecear’ en esta ciudad y, sobre todo, os animamos a enviarnos las vuestras: La Marinera. En la playa de Las Canteras, en la zona de la Puntilla, su especialidad es el pescado fresco traído directamente por los pescadores. También en el Paseo de las Canteras está la cervecería Las buenas pulgas, un buen sitio para disfrutar de un aperitivo al lado del mar. En la misma zona de la Peña La Chica están La Guarida y La Barca. Allende (Allende Muelle, Allende Puerto y Allende Triana), tres restaurantes que comparten una cocina excelente. Deliciosa Marta, otro restaurante que apuesta por la cocina elaborada y que se ha ganado al público.

Cómo cargarse una cerveza (I)

Iniciamos aquí una mini serie de posts en los que intentamos señalar algunas prácticas, más o menos comunes, que pueden hacer que la experiencia cervecera no sea todo lo buena que debe ser. No se trata de ser dogmáticos sino más bien de compartir algunas reflexiones.

Cómo cargarse una cerveza, I: No tomándosela en serio.

Las cerveza es una bebida milenaria, con una historia fascinante y unas propiedades nutricionales que hoy ya nadie pone en duda.

Por eso muchas veces nos preguntamos: ¿Cómo se entiende que, siendo una bebida tan importante para nosotros, a veces la tratemos tan mal?

Tal vez por influencia de películas americanas del género “universitarios granujientos y descerebrados”, o por el hecho de que la cerveza apenas mancha, la realidad es que en muchas ocasiones, vemos como este preciado líquido es arrojado, proyectado,  desperdiciado o, casi peor, servido de maneras que, aparte de decir más bien poco acerca del buen gusto del usuario, consiguen que la cerveza se consuma completamente desvirtuada. Porque en ese proceso supuestamente divertido de trasvase desde la lata o el grifo hasta nuestro paladar, el paso por tubos de plasticorro, bolsas y gomas consigue que la cerveza se caliente, pierda la espuma y se apropie de sabores extraños que no le corresponden. Los matices que aporta el PVC a la cerveza, digámoslo desde ahora, no son nada agradables.

Aquí podemos ver una pequeña “galería de los horrores cerveceros” que os mostramos con una sola condición: Por favor, nunca lo intenten en casa”

[youtube id=”VXrBowsNFis”]

Tenemos de todo; desde la más inofensiva jarra-calavera, pasando por diferentes dispensadores, como el clásico de gorra para ver los partidos (ojo, la marca que aparece en la foto no tiene culpa de nada), el típico cilindro de plástico con un grifo (cerveza caliente garantizada) o el horroroso combo calavera de plástico-columna vertebral de goma.

De ahí pasamos a cosas más preocupantes, como una pistola de latas que no tiene más aliciente que el de desperdiciar cerveza poniendo tibio al de enfrente o una especie de ruleta rusa que propone una forma de consumo muy alejada de lo que recomendamos en Cervecear como consumo moderado.

Pero si hubiera que elegir un invento que consigue a partes iguales destrozar el disfrute cervecero y revolverte el estómago, nos quedamos con esta colección de depósitos que, adosadas a diferentes alturas de la anatomía y dotadas de un pequeño grifo, se supone que nos sirven para cervecear de forma divertida y original. Aparte del efecto que el calor corporal y el plástico puedan producir en la bebida, el hecho de ingerir un vaso de cerveza servido directamente desde el marsupio de tu colega es algo que necesariamente tiene que dejar huella en tu psique. Y ya ni hablemos en el caso del Freedom Flask

Agradecemos muy sinceramente al fabricante que no haya utilizado cerveza para el vídeo demostrativo…

Como no queremos despedirnos con mal sabor de boca, os recordamos que afortunadamente, estos inventos son propios de usos cerveceros muy alejados del patrón mediterráneo, mucho más moderado y menos extremo. Aquí nos gusta saborear una caña fresquita, con su tapa y en compañía de buenos amigos, como las que vemos en la foto.

Esperamos haberos entretenido con estos ejemplos negativos. Volveremos en la próxima entrega de: “Como cargarse una cerveza”

Cervecear: bienvenidos al mundo de la cerveza.

Si estás leyendo este blog, enhorabuena, porque eso sólo puede significar dos cosas:

  • Que te gusta y conoces bastante el mundo de la cerveza. En ese caso, aquí te sentirás en casa, porque este blog pretende ser una fuente de información, conocimiento y reflexión sobre una de las bebidas más fascinantes y apreciadas por el hombre a lo largo de la historia.
  • Que no sabes nada sobre cerveza. Pues doble enhorabuena, porque desde esta ventana vas a entrar en un mundo que sin duda, te va a sorprender; no te imaginas la de facetas y aspectos que se pueden tratar desde el punto de vista de la cerveza, una bebida que forma parte de nuestras vidas mucho más de lo que pudiera parecer. ¿Y a que siempre es fantástico descubrir cosas nuevas?

¿Porqué hablamos de “el mundo de la cerveza”?

Reconocemos que dicho así, suena a frase hecha; parece que todas las cosas tienen “su mundo”. “Bienvenidos al fascinante mundo de las grapadoras”, “Bienvenidos al increíble mundo de los muñecos de Elvis que bailan”…. Con todo nuestro respeto hacia las aficiones de cada cual, hemos de reconocer que lo de la cerveza es mucho más serio.

Podemos hablar de mundo cervecero porque la cerveza tiene algo que decir en casi todos los aspectos de la realidad. Por ejemplo:

La cerveza tiene mucho que decir en la Historia (con mayúsculas) de la humanidad. Su nacimiento es simultáneo al de la fabricación del pan; ha sido consumida y fabricada por todas las civilizaciones importantes y un factor clave para el asentamiento del hombre en las grandes ciudades.

La cerveza tiene un aspecto económico innegable.

Como se bebe en todas partes, también se fabrica y comercializa en todo el mundo (recordemos que existe la cerveza sin alcohol) y genera millones de puestos de trabajo en todas las fases que van desde el cultivo de las materias primas hasta el momento de consumo en un bar. En España concretamente, posee una industria consolidada y muy activa que genera miles de puestos de trabajo y constituye un elemento que contribuye a dinamizar la economía.

La cerveza es muy importante en la gastronomía.

Hablamos de cientos de variedades, y miles de posibilidades para disfrutar maridando diferentes cervezas y alimentos. El disfrute gastronómico asociado a la cerveza puede ir de lo más sencillo a lo más sofisticado, y sin duda es un mundo que merece la pena conocer. Y si hablamos del binomio cerveza-tapa, estamos definiendo un puntal clave de nuestra forma mediterránea de sentir la comida, es un mundo infinito en dsí mismo en el que merece la perderse, porque siempre te encontrarás con algo delicioso y sorprendente.

La cerveza tiene sitio en el mundo de la salud.

Es una bebida natural que, consumida con moderación, nos reporta muchos beneficios en muchas situaciones. Cada vez hay más estudios que así lo confirman, y elevan a la cerveza a la categoría de alimento-bebida, en el contexto de nuestra dieta mediterránea.

La cerveza tiene su lugar en un modo de vida activo y saludable.

Consumida con moderación, la cerveza es una compañera perfecta para seguir nuestro ritmo. Con o sin alcohol, es la hidratación y la recompensa del deportista. También es esa pausa que, preferentemente acompañada de una tapa, nos da fuerzas para continuar una jornada dedicada a las compras, a una visita cultural, a un saludable paseo. Con unas cervezas, en torno a un mapa, se toman las decisiones que marcan el rumbo de unas vacaciones…

Pero sobre todo, la cerveza tiene un sitio en tu mundo.

Si hacemos memoria, recordaremos muchos de los momentos más importantes de nuestra vida en compañía de aquellos a quien queremos… y de una cerveza. Es la bebida social por excelencia, una bebida generosa, accesible, sin pretensiones, que invita a ser compartida. Una cerveza es la excusa para tener una charla grata y amigable. Es una bebida para tender puentes, para celebrar lo que nos une y pulir lo que nos separa. “Tomemos una cerveza” o “vámonos de cañas” es mucho más Por eso es mucho más que una bebida, es casi una forma de vida

Todo esto es Cervecear: disfrutar más de la cerveza para disfrutar más de la vida.
En este blog habrá lugar para acercarnos más a todos estos mundos asociados a la cerveza y esperamos que quieras acompañarnos cerveceando con nosotros.