Tapas veraniegas

El verano está a la vuelta de la esquina y con ello llegan nuevos planes, así como formas diferentes de comer. Aquí te dejamos algunos platos fresquitos, que acompañados por una cerveza, son la mejor opción para esas salidas y tapas con amigos.

Tartar de salmón y aguacate

El pescado es uno de los imprescindibles del verano, ¿y qué mejor que este tartar de salmón y aguacate? Este plato, que te recomendamos que acompañes con una IPA, es muy sencillo de elaborar, aunque es una opción cada vez más presente en bares y restaurantes. Además, hay muchas maneras de tomarlo, ya que el salmón se puede macerar de diferentes formas.

Gazpacho de sandía

El gazpacho de sandía, que se elabora con los mismos ingredientes que el gazpacho tradicional solo que incorporando esta fruta, es una opción muy apetecible para este verano, ideal para empezar una buena comida. Si además lo acompañas de tu cerveza favorita, es el aperitivo ideal ahora que llega el calor.

Carpaccio de ternera

Para los amantes de la carne no hay nada mejor que un carpaccio de ternera en verano. Este plato, además, puedes realizarlo a tu gusto. Por ejemplo, una buena manera de degustarlo es con lascas de parmesano y rúcula. Una lager bien fresquita es la mejor acompañante para este plato tan rico.

Ensaladilla rusa

Un clásico estival, la ensaladilla rusa no puede faltar en ningún aperitivo veraniego. Nada mejor que combinarla con un trozo de pan para rebañar, acompañado por amigos y con una cerveza bien fría.

Salpicón de marisco

Otro clásico y que cuenta con multitud de versiones, el salpicón de marisco es una opción muy saludable además de aportar frescor en los días de calor. El salpicón es muy sencillo de elaborar y un plato que no dejará indiferente a nadie. Te recomendamos que lo acompañes de una pilsner o una cerveza con limón para rebajar su acidez.

Está claro que estos 5 platos son ideales para acompañar esas cervezas fresquitas veraniegas, aunque hay muchas opciones más. ¿Cuál de todos es tu favorito?

Las diferentes maneras de pedir una cerveza por España.

España es un país con una gran diversidad cultural. Podemos verlo de muchas maneras, y una de ellas es la forma en la que pedimos una cerveza según el punto donde nos encontremos.

Para empezar, es importante tener en cuenta que la medida de una caña puede variar según la comunidad. Si en Madrid pides una, te la servirán en un vaso de 200 mililitros, mientras que en el País Vasco la cantidad subirá hasta los 350 mililitros. Por ello, si no quieres que te sirvan lo que en Madrid se conoce como una “doble”, debes pedir un “zurito”.

En el caso de Aragón, el nombre también varía: si quieres una caña, pide un “penalti”. Además, Castilla y León, La Rioja y Galicia también comparten nombre, donde una caña es mejor conocida como un “corto”.

Si nos animamos a pedir una cerveza algo más grande, es decir, que supere los 330 mililitros, la manera de pedir también cambia. En Madrid se la conoce como tercio, mientras que en Cataluña es común usar el término “mediana”. Los asturianos y los cántabros, por otro lado, pedirán en su bar una “media”. En cambio, si nos vamos a Andalucía, deberemos decirle al camarero que queremos un “cañón”.

Ya hemos visto que hay multitud de maneras para referirse a la cerveza, pero lo que está claro es que todos compartimos el mismo interés por esta bebida y nos gusta acompañarla de una tapa y compañía. Y tú, ¿ cómo pides una caña?

Cerveza con espuma, ¿sí o no?

¿Cuántos dedos de espuma debe tener una copa de cerveza? Seguramente te hayas hecho esta pregunta alguna vez, y probablemente haya sido objeto de debate en unas tapas con amigos. Pues bien, la respuesta existe: la espuma es un indicador de calidad y sabor de esta bebida.

El nombre técnico de la espuma de la cerveza es giste, y proviene del alemán. Es importante entender que está formada por el gas carbónico que se produce con la fermentación de la cerveza, y, por tanto, según el tipo de lúpulo, malta y cereal que se utilice, podremos encontrar más o menos espuma. Aun así, no en todos los casos la espuma juega el mismo papel, ya que depende de otros factores, por ejemplo, la cerveza de trigo, tiene más espuma que una pilsner.

Sin embargo, sin tener en cuenta la variación de la espuma según el tipo de cerveza, los expertos indican que el giste garantiza la calidad de esta bebida. Si comparamos la espuma entre dos cervezas del mismo tipo, lo cierto es que la que tenga menor calidad se quedará antes sin espuma, lo que quiere decir que las burbujas de dióxido de carbono producidas en el proceso de fermentación se originaron de forma artificial.  El giste evita que nuestra cerveza se quede sin gas, ya que actúa como barrera contra el aire. Ahí también entra en juego la temperatura de la cerveza, ¿cuántas veces has notado que, cuando la cerveza se te queda caliente, el gas desaparece? Cuanto más fría, más aguantará la espuma, y, por tanto, proporcionará más sabor garantizado.

Además, debido a que la espuma está directamente ligada al proceso de fermentación, el giste nos permite que percibamos al máximo todos los aromas de la cerveza, así como los matices de su sabor. En definitiva, son muchos los expertos que coinciden en que una copa de cerveza debe llevar unos 2 dedos de espuma, e insisten en que es clave tirarla bien para conseguir la mejor proporción entre espuma y cerveza. Sin duda, la espuma es símbolo de sabor y cremosidad, así que cuando vuelva a surgir este debate con amigos, ya sabes qué responder.

Historia cervecera: La pilsener lager

En España tenemos por costumbre disfrutar de la cerveza, con dos dedos de espuma, servida a baja temperatura para que sea lo más refrescante posible, con sabor a lúpulo, una graduación de alcohol no superior a los 6 grados, acompañado de algo de comida y siempre en compañía.

En este sentido, la cerveza más común es la tipo Lager. Técnicamente, está caracterizada por una fermentación más pausada con levaduras especiales (de fermentación baja) y que suelen ser almacenadas en bodegas durante un determinado período a baja temperatura –5-10⁰C–con el fin de limpiar las partículas residuales y estabilizar sus sabores. De hecho, este proceso de almacenamiento es la que le da nombre: lager significa “almacenar” en alemán, tierra donde se encuentran sus orígenes.

Así, el tipo de cerveza más popular del tipo lager y la que reúne todas estas características es la Pilsener. Hoy os contamos su historia:

Este tipo de fermentación nace en Baviera en el siglo XV apodándose lagerbier que sería la denominación exacta utilizada hasta finales del siglo XIX para identificar a las cervezas que habían sido fermentadas a baja temperatura y que habían sido sometidas a un proceso de almacenamiento en bodegas subterráneas.

Tal proceso se lograba mediante la excavación de bodegas, llenas artificialmente con hielo de los lagos y ríos próximos, con el objetivo de mantener las bajas temperaturas de la bebida fermentada durante los meses más cálidos. Así funcionaría su proceso hasta principios del siglo XIX, cuando un cervecero llamado Gabriel Sedlmayr, cuya familia regentaba una cervecera en la época, hizo una gira por Europa para mejorar sus conocimientos en la materia donde utilizó algunas artimañas de espionaje industrial-cervecero recolectando en Gran Bretaña –en aquel momento tenían gran fama el proceso malteado de los británicos– pequeñas muestras de mosto fermentado de las distintas fábricas que visitaban que luego les permitiría desarrollar dos nuevos tipos de malta y de cerveza.

La nueva reformulación se expandió por Europa y a mediados de siglo de la mano de Anton Dreher, compañero de Gabriel durante sus incursiones por Europa y cuya familia regentaba una cervecera en Viena, llegó a la capital austríaca con el aliciente de que, con el agua de Viena, se permitía el uso de maltas más ligeras, creando una coloración final de tono ámbar-rojizo.

Sería esta receta la que se iría pasando de ciudad en ciudad, hasta llegar en 1842 a la ciudad de Pilsen donde Josef Groll, cervecero, hizo su propia versión empleando una malta diferente y agua local. El resultado sería una bebida fermentada más suave de sabor que la de Baviera y Viena, además de tener un color dorado y brillante.

Se le denominaría a este nuevo tipo Pilsener y se expandiría rápidamente y con gran éxito al resto de los países europeos hasta convertirse hoy en día en uno de los tipos de cerveza más populares de todo el continente.

Regalos para amantes de la cerveza.

Llega la Navidad y con ella la época de hacer regalos. No siempre resulta algo sencillo y a veces, podemos equivocarnos con la elección o dudar hasta última hora con qué sorprender a esa persona y decirle de otra manera lo especial que es para ti.

En este sentido, si la persona a la que quieres sorprender es amante de la cerveza…¡te traemos una lista con algunas ideas con las que acertarás seguro!

Enfriador de cerveza: En nuestro país la cerveza más popular es la de tipo LAGER, y ésta suele servirse a bajas temperaturas. Por ello, con el enfriador podrás disfrutar de una caña bien fría cuando se te haya olvidado guardarlas en la nevera antes. Y además, puedes elegir entre un enfriador para botellines o para latas. Regalo perfecto.

Tirador de cerveza: Si hay una cosa que quisiera tener cualquier amante de la cerveza es un tirador de cerveza para sorprender en cualquier reunión a familiares y amigos. Algunos la enfrían directamente, por lo que sólo tienes que preocuparte por tener el barril de tu cerveza favorita y ¡voilá!

Pack de cervezas favoritas: Con este regalo, seguro que vas a acertar. Un pack con sus cervezas favoritas y, por supuesto, poder compartirlas es el mejor regalo cervecero que puedes hacer.

Ropa con motivos cerveceros: Puedes elegir entre calcetines, pijamas o camisetas con motivos cerveceros y si es divertido y calentito para el invierno, mejor que mejor 😉

Juegos y accesorios divertidos: Puede ser un vaso grabado con algún motivo especial, una nevera hinchable, una mesa con enfriador de cerveza, unos juegos de cartas o de mesa con motivos cerveceros y, si es un gran coleccionista, un libro que recopile infinidad de cervezas y que le sirva para saber las que ha probado.

En definitiva, son muchos los tipos de regalo que puedes hacer a un amigo/a o familiar en estas fechas con el que seguramente sorprenderás y acertarás. 

Norte, lluvia y cerveza.

Cuando pensamos en días fríos, nublados y lluviosos, automáticamente lo relacionamos y asimilamos a aquellos parajes norteños que tanto encanto tienen. Pensamos en apresurarnos para llegar a un sitio donde calentarse, rústico, con olor a roble y a fresno.

El norte de España goza de inigualables parajes como estos donde poder deleitarse, así como de increíbles lugares donde ‘refugiarte’ y disfrutar en compañía y con moderación de una buena copa de cerveza para entrar en calor.

Por tanto, con motivo de la vuelta del otoño, queremos presentar algunos de los bares más particulares de la zona. Si bien, conocedores de la grandeza del norte del país, nombraremos algunos de esos rincones con más encanto en la provincia de Pontevedra, la ciudad de Pamplona y el Concejo asturiano de Aller.

Uno de los bares más icónicos del norte, está situado en la costa gallega de la provincia de Pontevedra, más en concreto en San Vicente do Mar. Allí se encuentra El Náutico. A pie de playa y conocido por los artistas que lo frecuentan, cuenta con un espacio interior reducido pero de lo más acogedor donde poder disfrutar de una cerveza después de un largo día.

La Casa Pachu, en Asturias, más concretamente en Moreda, pequeño pueblo bañado por el río Aller, es uno de los sitios más icónicos de la geografía asturiana. Sin duda alguna, el encanto de disfrutar de una cerveza en este pequeño bar, al calor de su chimenea mientras escuchas al río, hacen que puedas experimentar una sensación otoñal inigualable. Destacar que, en 2007, Moreda, recibió el Premio Príncipe de Asturias al Pueblo Ejemplar.

Por último, la Cervecería La Mejillonera es uno de los bares tradicionales más antiguos de Navarra. Situada en la capital de la Comunidad Foral, es el bar perfecto para terminar el día si quieres disfrutar de las diferentes recetas con el mejillón como ingrediente principal y acompañarlo de la cerveza que mejor encaje.

Afinando la cerveza

Es bien sabida la importancia de la música como elemento sensorial, la cual otorga, a diferencia de otros tipos de arte, una serie de características que mejoran el momento y el contexto. La cerveza no iba a ser una excepción: la American Society of Brewing Chemist aseguraba en un estudio la influencia positiva que causaban las vibraciones y ondas acústicas en el proceso de fermentación de esta, indicando que dependiendo del tipo de cerveza que se quería conseguir, las ondas y vibraciones actuaban de distinta manera: más alto y en periodos muy cortos de tiempo para algunas o con unas sutiles vibraciones más prolongadas.  

Es por ello por lo que decidimos hacernos la siguiente pregunta: si la musicalidad influye en la elaboración de la cerveza dependiendo de su tipo, ¿qué deberíamos escuchar con cada ejemplar?

  • La Pale Lager es el tipo de cerveza más popular en nuestro país con sabor ligero y servida a baja temperatura. Una cerveza de estas características se disfruta mejor con un pop/rock alegre que exprese el disfrute del momento con grupos como Pereza o Taburete.  
  • La I.P.A., por su parte, se caracteriza por su color pálido y un alto contenido en alcohol y lúpulo, lo que le otorga un sabor característico. Nada mejor que un buen Indie para sumergirte en ella de la mano de Zahara o Love of Lesbian.
  • El estilo Mild Ale tiene una cantidad reducida de lúpulo y su característica principal es que se suele servir a media temperatura. Es un tipo de elaboración ligada a la clase obrera británica y, por tanto, nada encaja mejor que un Punk/Rock de grupos como The Clash o The Jam.
  • El Old Ale es la contrapartida: un proceso de elaboración duradero en el que ésta se deja reposar durante un año para conseguir sabores ácidos. Entendemos que se disfrutaría mejor con un tipo de música minimalista con exponentes como Wim Mertens o Ludovico Einaudi.  
  • Por último, la más oscura de todas, la Stout caracterizada por su sabor amargo. Lo más adecuado sería disfrutarla con un Irish folk-rock de la mano de grupos como Dubliners o Chieftains.

En definitiva, la combinación cerveza-música, con moderación, es un dúo que te puede transportar bien a las verdes y antiguas praderas irlandesas hasta las playas calurosas y húmedas del sur español, todo ello en tu paladar y en tus oídos, por que no olvidemos que los mayores placeres de esta vida son sensoriales.  

Mejores chiringuitos para este verano

Ya está el verano aquí y hay pocas cosas que apetezcan más que compartir una cerveza bien fría con amigos, picando algo y mirando al mar.  Hoy os compartimos algunos chiringuitos para disfrutar con amigos este verano.  

Tumbao: en la playa de Valdevaqueros. 

Esta terraza se encuentra en la playa de Valdevaqueros en Tarifa. Además de poder beberte una buena cerveza acompañada con alguna elección de su carta, podrás escuchar música disfrutando de un dj. Es el sitio idóneo para relajarse viendo las cometas de kite. 

La Pelosa: en Gerona. 

Situado en una de las calas más bonitas de la Costa Brava, La Pelosa en Gerona, un lugar excepcional para degustar su arroz con bogante acompañado de una cerveza bien fresquita, para después relajarse en las tumbonas mirando al mar.  

Kiosko Bartolo: en Formentera. 

Está escondido en la recóndita cala de Mort y ofrece un entorno tranquilo y tradicional junto al agua, acompañado de música donde desconectar. 

Chiringuito El Pez Limón: Zahara de los Atunes. 

Este chiringuito en Zahara de los Atunes es conocido por sus conciertos, y ha tenido el placer de acoger actuaciones de artistas como, Antonio Vega, Los Delincuentes o Pablo Carbonell. ¿Quién se va a resistir a una cerveza, escuchando música y viendo atardecer? 

Dobadaba Beach: San Sebastián. 

Situado en la playa de la Ondarreta, mantiene la estética de chiringuito tradicional de la zona con los colores blanco y azul. Se ha convertido en un lugar de referencia para disfrutar de la música con una cerveza y amigos.  

Chiringuito El Puntal Tricio: Cantabria 

Continuando con nuestras propuestas en el norte de España os traemos este chiringuito de toda la vida, que se encuentra en Somo, considerada una de las mejores playas de España . Muchas referencias le avalan ¿lo conoces? 

La Fontanilla. Conil de la Frontera  

Conil además de ser uno de los pueblos más conocidos de Cádiz también cuenta con un gran número de playas cómo Castilnovo, Los Bateles o La Fontanilla que da nombre a este chiringuito. Se ha convertido en una parada indispensable si estas por la zona y te gusta comer bien, tienen una de las mejores frituras de pescados así como muy buen marisco y platos muy conocidos como el de atún azul para acompañar con una cervecita

Esperamos que os haya gustado nuestra selección, ¿cuál os falta? Contamos con tantos chiringuitos en nuestras costas que sin duda nos habremos dejado muchos y muy buenos sin nombrar. ¡Y ahora solo queda disfrutarlos brindando con cerveza y degustando lo más selecto de su oferta gastronómica!  

Cervezas Veraniegas

Ya se empieza acercar el verano, los días más largos, pantalones cortos, las terrazas al sol y con todo esto el calor. ¿Qué mejor manera de combatir el calor que tomando una cerveza fría con amigos y algo de picar? Pero de todos los tipos de cervezas que tenemos a nuestra disposición, ¿cuáles son los más adecuados para el verano? 

En verano apetecen cervezas que refresquen y fáciles de beber, suelen tener un cuerpo ligero y un amargor suave. Esto les da las cualidades perfectas para quitar la sed y ser lo más refrescantes posible. Ahora os comentamos algunos tipos de cerveza idóneos para esta temporada.  

Summer Ale: Esta es una cerveza concebida para este momento del año. Se caracteriza por un amargor muy agradable y un cuerpo suave con toques frutales debido al lúpulo que lleva. 

Radlers¿Sabías que esta cerveza toma su nombre en honor a los ciclistas? Esto se debe a que este estilo de cerveza surgió en Alemania en los años 20, momento y lugar donde el ciclismo estaba en auge. Kugler, creador de esta cerveza, situó su bar en un lugar de paso de ciclistas donde tuvo tanto éxito que un día al verse bajo de existencias decidió mezclar la cerveza con zumo de limón creando así esta cerveza. La Radler es una mezcla de zumo de limón con cerveza lo que la convierte en una gran elección para los días de verano.   

Witbier: Se trata de una cerveza de origen belga belga que fue creada por primera vez hace 400 años, desapareció y fue puesta de vuelta en el mercado en los años 50, desde entonces su popularidad no ha parado de crecer. Es una ale de trigo muy refrescante con leves notas a miel o vainilla, un color dorado claro y un sabor con notas dulces. 

Session IPA: Este estilo de cerveza es uma IPA de temporada. Es una cerveza de origen norte americano elaborada con lúpulos americanos y que tiene una baja graduación de alcohol. Esta cerveza se suele elaborar en primavera y verano y nació como una IPA más fácil de beber que la American Pale Ale. Es una cerveza ligera, aromática con un color claro. 

¿Qué os parece nuestra selección de cervezas para el calor? ¿Conocíais ya todas? El cambio de temporada es una buena oportunidad para descubrir nuevas cervezas en una terraza con amigos. ¿Por cual vais a empezar?  

Cuatro planes que no podrás rechazar este invierno

cerveza y amigos

Da igual que llueva, nieve o hiele. Hay otras maneras de disfrutar de unas cervezas, aunque no sea en una terraza con el buen tiempo acompañándonos. Por eso os proponemos planes que ni el frío os va a quitar las ganas de hacer.

¡Shhhh silencio, qué empieza la peli!

Empezamos con una oferta que no podéis rechazar. Una tarde de cine disfrutando de la nueva película que tantas ganas tienes de ver y además con buena compañía, ¿no te da ganas de disfrutar de unas cervezas después para hablar de ese giro de guion y el final inesperado? Incluso no hace falta moverse de casa si lo que queréis es comentar en directo con tus amigos o familia la serie a la que os habéis enganchado.

Relájate en un spa

Sí, sí… Como lees, un spa. Puedes reservar una tarde entera para cuidarte y pensar en ti mismo. Elige el tratamiento que más te apetezca, desde un buen masaje para aliviar la tensión acumulada hasta disfrutar de una piscina de flotación o de agua caliente si queremos probar algo diferente. Qué mejor que una vez te has cuidado por fuera, cuidarte también por dentro quedando a cenar después con tus amigos.

¡A jugar!

Ir de tapas con amigos a vuestro bar favorito puede ser una buena opción para comentar la jugada después de haber estado entrenando vuestro ingenio en un Escape Room. Cada vez los encontramos en más sitios y los hay de muchas temáticas: de terror, de fantasía o incluso de tu serie o película favorita. Algunos más difíciles y de más duración, y otros más fáciles y cortos para elegir una experiencia al gusto de todos. ¡Corre a proponer el plan a tus amigos!

Tiempo de arte

No es que vayas a ver a tu grupo favorito o al monologuista que más te hace reír, pero desde luego es un planazo. A veces hay que salir de la zona de confort y buscar un bar diferente. Por eso os proponemos buscar un bar en el que además de tomarte una cerveza fresquita y unas ricas tapas arropado por el calor del local puedas disfrutar de monólogos, música o un microteatro en directo.