Queridos reyes magos…

Si este año habéis sido buenos y todavía estáis escribiendo vuestra carta a los Reyes Magos, aquí van algunas ideas cerveceras que podéis pedir a Melchor, Gaspar y Baltasar.

Abridores de cerveza

Si queréis sorprender a vuestros amigos cada vez que abrís unas cervezas, podéis hacerlo de mil maneras diferentes porque hay abridores para todos los gustos. En el Jardín del Lúpulo podéis ver una sección entera dedicada a ellos, desde los más convencionales hasta los más freaks.

  • Abridores de una galaxia muy muy lejana: para los aficionados a las sagas tipo Star Wars y para todos aquellos que sientan una pasión de otro mundo por la cerveza.
    eawars (2)
  • Abridores para los más deportistas: la opción ideal para los Beer Runners y para todos aquellos cerveceros que disfrutan del deporte y la vida activa.
    ea005
  • Abridores 2 en 1: ¿Por qué tener dos objetos distintos cuando puedes tener la utilidad de los dos en uno solo?
    e111

Kit de cata de cerveza

¿Habéis participado alguna vez en una cata de cervezas? Si todavía no lo habéis hecho, con un kit de cata podéis disfrutar como si fueseis auténticos expertos cerveceros. El que presentamos incluye una guía básica para el buen catador, 3 bolsas, 18 etiquetas en blanco (para catar “a ciegas”) y 3 cuadernos de notas para  apuntar vuestras impresiones:

Kit de cata de cerveza: cuadernos, bolsas, guía y etiquetas
Puedes pedirla en http://www.uncommongoods.com/product/beer-tasting-tool-kit

 

Diarios cerveceros

Para las personas más organizadas y metódicas, aquellas a las que les gusta tener cada cosa en su sitio y saber siempre dónde encontrarlas, el regalo ideal es un diario cervecero; una manera sencilla de tener al alcance de la mano las notas sobre catas de cerveza, las cervecerías que se han visitado…

Cuaderno de notas para amantes de la cerveza

Cerveza hecha verso

También podéis pedir a los reyes libros especializados con los que ampliar vuestros conocimientos sobre el mundo de la cerveza. Os sugerimos algunos títulos:

  • El libro de la cerveza: escrito por uno de los mejores periodistas cerveceros, este libro os ayudará a conocer mejor la cerveza a través de una lectura amena en la que analiza los ingredientes e historia de la cerveza.
    ealibro
  • El libro del amante de la cerveza: su nombre lo dice todo ¿no?
    ea-amante
  • El libro de oro de la cerveza: todas las perspectivas de la cerveza: su historia, su composición, sus propiedades, tradición cervecera, el arte de la cerveza, coleccionismo cervecero. Un libro de lo más completo para los cerveceros más exigentes.
    ea-libro
  • Los secretos de la cocina con cerveza: ¿Os ha entrado el gusanillo cocinero con nuestros menús cerveceros? Entonces este libro es lo que necesitáis para terminar de explorar el delicioso mundo de la cocina con cerveza.
    ea-cocina

El recipiente perfecto para cada cerveza

Para disfrutar de la cerveza es importante elegir el recipiente adecuado. Una copa de cristal fino es la mejor opción, porque permite coger la copa por el pie sin calentar la bebida. Aquí podéis encontrar más sugerencias sobre el perfecto servicio de la cerveza

Pero si lo que queréis es un recipiente original, que represente vuestra personalidad, también hay una amplia variedad de opciones personalizadas.

mikes

Esperamos que os hayan gustado nuestras propuestas y si tenéis alguna recomendación de regalo cervecero… ¡compartidla con nosotros!

Perfect Serve de la cerveza. ¿Existe la cerveza perfecta? (I)

La respuesta es sí, y no solo una, sino muchas, siempre y cuando sepamos darle el tratamiento que se merece. Esta es la conclusión a la que llegamos el pasado martes tras la sesión de Perfect Serve de la mano de Paco Patón, jefe de restauración de Derby Hotels en Madrid.

En el encuentro se dieron cita prestigiosos periodistas y blogueros: Mª Jesús Gil de Antuñano, José Carlos Capel, Carmelo Prieto, Rosa Ardá, Pepa Maqueda, Eva Celada, Héctor Parra, Belén Otero, Luis García… Junto a ellos, algunos de los nombres más destacados de la hostelería madrileña; los jefes de restauración y maitres de algunos de los espacios más prestigiosos de la ciudad: Hotel Ritz, Hotel Palace, O’Clock, Eccola Kitchen Club, Hotel Puerta de América, La Terraza del Casino y Zalacaín

Comunicadores y profesionales de hostelería con un mismo objetivo: demostrar la necesidad de redescubrir el valor de la cerveza. El hecho de que nos resulte una bebida amigable y por así decirlo “desenfadada” no impide que una cerveza bien elegida, bien tirada y bien presentada sea un producto digno del mayor disfrute gastronómico. Como el propio Patón indicó, “A pesar de que la cerveza forma parte de nuestra cultura mediterránea desde hace miles de años, no siempre le damos el trato que se merece y no estamos explotando todas las posibilidades que nos ofrece”.

La sesión comenzó con una introducción de Jacobo Olalla, director general de Cerveceros de España, en la que subrayó algunas interesantes cifras acerca del papel que juega el sector cervecero.

Paco Patón comenzó su exposición con un breve resumen de la historia de la cerveza. También tuvimos ocasión de familiarizarnos con las materias primas y la elaboración de la cerveza.

Pero sin duda, la lección más importante era la que daba nombre a la sesión: ¿cómo servir la cerveza perfecta? Conseguir una cerveza bien tirada de manera que la bebida no pierda ninguna de sus propiedades no siempre es fácil, pero ayuda mucho que sigamos ciertas pautas.

– Primero, elegir el recipiente. Paco Patón explicaba que “aunque hay tantos recipientes como cervezas y cada fabricante propone el suyo”, el más adecuado sería una copa con tallo largo, para no calentar la bebida al sujetarla, y más estrecha en la boca que en la base.

– Mojar la copa ayuda, y mucho: no solo elimina cualquier resto de jabón o abrillantador, también contribuye a que la cerveza “resbale” por el cristal a medida que cae y lo que es mejor, refresca el contenido.

– “Nunca se debe congelar la copa”, ha afirmado Patón, intransigente en este punto porque “acaba aguando la cerveza”. Además, tampoco hay que servirla del congelador, sino a una temperatura de entre 4 y 7 grados centígrados (o más, según el tipo de cerveza).

– La cerveza hay que servirla desde el grifo o la botella, con la copa inclinada en un ángulo de entre 60 y 45 grados y, cuando tres cuartas partes del recipiente estén llenas, “enderezar, estrangular el grifo y echar la crema -espuma- en una capa de unos tres centímetros hasta el borde”.

– La crema es un elemento esencial, que debe permanecer durante todo el tiempo que se esté disfrutando de la cerveza porque impide que pierda gas y conserva los sabores.

– Para saber si una cerveza se ha servido bien, según vayamos bebiendo se irán quedando marcados unos aros en el interior del cristal; es el rastro que va dejando la crema en cada trago.

-Y con estas premisas, ya hemos conseguido una cerveza perfecta.

La sesión continuó en la terraza del Hotel con una serie de presentaciones y maridajes, que os contaremos la semana que viene. Hasta entonces, ¡id practicando con la cerveza perfecta!

Cómo cargarse una cerveza (I)

Iniciamos aquí una mini serie de posts en los que intentamos señalar algunas prácticas, más o menos comunes, que pueden hacer que la experiencia cervecera no sea todo lo buena que debe ser. No se trata de ser dogmáticos sino más bien de compartir algunas reflexiones.

Cómo cargarse una cerveza, I: No tomándosela en serio.

Las cerveza es una bebida milenaria, con una historia fascinante y unas propiedades nutricionales que hoy ya nadie pone en duda.

Por eso muchas veces nos preguntamos: ¿Cómo se entiende que, siendo una bebida tan importante para nosotros, a veces la tratemos tan mal?

Tal vez por influencia de películas americanas del género “universitarios granujientos y descerebrados”, o por el hecho de que la cerveza apenas mancha, la realidad es que en muchas ocasiones, vemos como este preciado líquido es arrojado, proyectado,  desperdiciado o, casi peor, servido de maneras que, aparte de decir más bien poco acerca del buen gusto del usuario, consiguen que la cerveza se consuma completamente desvirtuada. Porque en ese proceso supuestamente divertido de trasvase desde la lata o el grifo hasta nuestro paladar, el paso por tubos de plasticorro, bolsas y gomas consigue que la cerveza se caliente, pierda la espuma y se apropie de sabores extraños que no le corresponden. Los matices que aporta el PVC a la cerveza, digámoslo desde ahora, no son nada agradables.

Aquí podemos ver una pequeña “galería de los horrores cerveceros” que os mostramos con una sola condición: Por favor, nunca lo intenten en casa”

[youtube id=”VXrBowsNFis”]

Tenemos de todo; desde la más inofensiva jarra-calavera, pasando por diferentes dispensadores, como el clásico de gorra para ver los partidos (ojo, la marca que aparece en la foto no tiene culpa de nada), el típico cilindro de plástico con un grifo (cerveza caliente garantizada) o el horroroso combo calavera de plástico-columna vertebral de goma.

De ahí pasamos a cosas más preocupantes, como una pistola de latas que no tiene más aliciente que el de desperdiciar cerveza poniendo tibio al de enfrente o una especie de ruleta rusa que propone una forma de consumo muy alejada de lo que recomendamos en Cervecear como consumo moderado.

Pero si hubiera que elegir un invento que consigue a partes iguales destrozar el disfrute cervecero y revolverte el estómago, nos quedamos con esta colección de depósitos que, adosadas a diferentes alturas de la anatomía y dotadas de un pequeño grifo, se supone que nos sirven para cervecear de forma divertida y original. Aparte del efecto que el calor corporal y el plástico puedan producir en la bebida, el hecho de ingerir un vaso de cerveza servido directamente desde el marsupio de tu colega es algo que necesariamente tiene que dejar huella en tu psique. Y ya ni hablemos en el caso del Freedom Flask

Agradecemos muy sinceramente al fabricante que no haya utilizado cerveza para el vídeo demostrativo…

Como no queremos despedirnos con mal sabor de boca, os recordamos que afortunadamente, estos inventos son propios de usos cerveceros muy alejados del patrón mediterráneo, mucho más moderado y menos extremo. Aquí nos gusta saborear una caña fresquita, con su tapa y en compañía de buenos amigos, como las que vemos en la foto.

Esperamos haberos entretenido con estos ejemplos negativos. Volveremos en la próxima entrega de: “Como cargarse una cerveza”