“Tenemos el poder de convertir la necesidad en experiencia”

HostelHeroina del Café Sol

Cada vez que el fotógrafo Jordi Vidal cruzaba la puerta, se encontraba con “amabilidad, sonrisas, charlas repletas de proyectos de futuro”. El fotógrafo especializado en el ámbito de los espectáculos ha bajado del escenario para entrar en los bares, “lugares de encuentro, refugio y, muchas veces, extensiones de nuestras salas de estar” y retratar a los Hostelhéroes de Barcelona con su visión más personal y pausada, “en blanco y negro para evitar distracciones con el entorno y centrar la mirada en el personaje”.

Para Vidal “el oficio de hostelero es un trabajo que requiere vocación y sacrificio” dos de los rasgos que definen a los profesionales de la hostelería. Antonio Betorz regenta uno de los locales más famosos de Barcelona, el Bar Tomás: “Cuando cogí el bar, lo cogí sin perspectivas de lo que es ahora. Hemos tenido una evolución gracias al boca a boca, haciéndolo lo mejor que podíamos hasta llegar a ser famosos por las bravas”. Otro de los locales que se ha convertido en un punto de referencia y en un lugar más que visitar es el Bar Zúrich que, como dice Andreu Valldeperas “quien ha vivido en Barcelona ha dicho alguna vez ‘¿quedamos en el Zúrich’” y eso “es un orgullo y nos motiva aún más para que siga siendo un establecimiento emblemático”.

Si un bar se convierte en el punto de encuentro de los amigos para compartir unas cañas y unas tapas es por el esfuerzo y la pasión de los hosteleros y también por los buenos momentos que se viven en el interior porque como dice Sofía Boixet de La Pepita, “todos tenemos la necesidad de comer y cenar, pero nosotros tenemos el poder de convertir la necesidad en experiencia”.

Los Hostelhéroes de Barcelona inmortalizados con el objetivo de Jordi Vidal cierran el ciclo de las exposiciones que han mostrado a “los héroes del día a día” en Sevilla, Madrid, A Coruña, Zaragoza y Las Palmas, pero nosotros queremos que el homenaje continúe por eso te animamos a compartir tu momento cervecero con tus #Hostelhéroes a través de las redes sociales.

BAR LAMBER

Imagen 1 De 20

Fotógrafo: Jordi Vidal

Por San Valentín… cañas y algo más en Madrid, Coruña, Mallorca y Barcelona

Vuelve a ser 14 de febrero y este año os queremos proponer una serie de escapadas románticas de fin de semana que os pueden sacar de un apuro en cualquier momento del año, no sólo en San Valentín.

Nos vamos de fin de semana a Madrid

Pasear por el templo de Debod y ver su atardecer es un plan imprescindible. El viernes puedes ir a cenar pisando arena (sí, en Madrid) en el Ojalá, tiene una carta muy variada – desde ensaladas hasta japonés y parrillada – y lo mejor es que ¡casi todo lo que tienen marida genial con cerveza!

Tetería en Madrid

El sábado por la mañana os proponemos dormir hasta tarde e ir a comer al Mercado de San Antón. Allí podréis comprar la comida y subir a la planta de arriba para que os cocinen todo lo que acabáis de comprar. La compañía, terraza, las materias primas y la cerveza: lo mejor del lugar. Por la tarde, relajaos e ir a escuchar jazz mientras os tomáis una cerveza fresquita en el Café Central (Plaza del Ángel, 10) y para terminar el día, elegid una película en la Filmoteca – Cine Doré en la calle Santa Isabel número 3 –  y por solo 2,5€ viajarás en el tiempo.

El domingo perdeos por las calles del rastro y acabad la mañana tomando un aperitivo de esos que nos encantan, que se alargue, que no termine nunca, por la Latina. Allí os recomendamos ir a “Juana La Loca” a probar su exquisita tortilla y al “Txirimiri” a probar su rissotto negro siempre acompañado por una buena cerveza.

Tapa

¡Nos vamos al norte: Coruña gastronómica!

A Coruña

¿Que puede haber más romántico que compartir un buen pulpo á feira con una cervecita en la mejor compañía? Si os decantáis por esta opción, no dejéis de visitar la afamada Pulpeira de Melide, en la que a más de uno se le caerá la baba.

Después de un obligado paseo por la orilla del mar, una buena opción para cenar será Mama Chicó, un restaurante italiano de lo mejorcito de la ciudad.

Porque lo sencillo, triunfa.

Las islas en su máximo esplendor. Mallorca, la gran desconocida.

¿Se te ha ocurrido lo espectacular que puede ser Mallorca en otoño, invierno o primavera? La isla no tiene casi turistas y el clima es perfecto. Lo mejor de todo: las mil opciones que hay para descubrir. Lo principal: alquilar un coche.

Mallorca

Deiá, el pueblo mallorquín que enamora a todo aquel que lo visita. Te recomendamos hacer un alto en el camino y reponer fuerzas, como más nos gusta, con una cervecita en Sa Fonda, debajo de las enredaderas. Si, además, os ha gustado tanto el pueblo que decidis cenar, lo podéis hacer en Sa Cova y para dormir… ¿qué tal La Residencia? Tu acompañante caerá rendido a tus pies y no os querréis mover de allí en días pero hay que seguir. Seguimos la escapada y os proponemos visitar Valldemossa, puedes comer en Can Marió y conocer los alrededores. El Petit Hotel de Valldemossa es una perfecta opción para dormir.

Si aún os quedan fuerzas, acercaos a Palma ciudad, visitad el Bar Bosch y degustad su maravilloso bocadillo caliente de jamón ibérico y queso mahonés, no se nos ocurre mejor manera de terminar la tarde que armonizándolo con una caña.

La bohemia Barcelona

Perderse por las calles del barrio Gótico o del Born y probar una de las exquisitas pizzas de La Pizza del Born con una cervecita, sin duda, es un buen plan para pasar una tarde en Barcelona. Si eres un romántico empedernido, te proponemos subir al Tibidabo en su funicular y cenar con unas de las mejores vistas de la Ciudad Condal.

Barcelona

El Parc Güell y la Sagrada Familia, la Pedrera y pasear por Paseo de Gracia… para por el camino y toma una cerveza de recompensa para coger fuerzas en la Cervecería Catalana de Rambla Cataluña. Si queréis probar las mejores patatas bravas de Barcelona podéis subir a la parte alta de la ciudad y visitar el Bar Tomás, ¡un clásico! Por la tarde, un paseo por el Laberinto de Horta y cenar en un italiano encantador, Il Giardinetto. ¿Dormimos a la orilla del mar en el Hotel W?

Pero lo más importante es hacer que cada momento sea especial, que todos los días sean San Valentín y que la cervecita en el bar de siempre, el momento de cada día, se convierta en el más romántico porque para nosotros no hay nada mejor que tomarnos una caña en buena compañía y disfrutando el momento. El romanticismo es muy subjetivo. ¿Para vosotros, qué situación cotidiana os parece la más romántica?

Beer Runners Barcelona: corriendo bajo la lluvia

Salida

El pasado 29 de septiembre será recordado en Barcelona por dos motivos:

Motivo 1: Alrededor de las 11:00 am, se celebró el encuentro Beer Runners Barcelona en el Parc del Fòrum.

Motivo 2: Alrededor de las 11:00 am, cayó sobre la Ciudad Condal la borrasca más intensa que se recordaba desde hacía muchos meses.

¿Coincidencia? Teniendo en cuenta el desarrollo del encuentro Beer Runners de A Coruña, que también fue pasado por agua, podríamos inferir que estas convocatorias ejercen un efecto de descenso en los barómetros. Pero preferimos pensar que ha sido eso, una simple coincidencia…

Torrencial en Beer Runners BarcelonaEl caso es que el sábado 29 de septiembre amaneció con una cortina de lluvia incesante sobre la ciudad, lo que no fue impedimento para que un gran número de aguerridos Beer Runners acudieran al área de registro.

Viendo el panorama meteorológico, muchos de los inscritos nos dijeron en las redes sociales que “se rajaban” y se quedaban en casita. Pero otros tantos nos preguntaban si la carrera proseguía a pesar del clima y la respuesta era clara: un verdadero Beer Runner no se desanimaba por “cuatro gotas de nada”.

A pesar de las deserciones a causa de la lluvia, en el momento de la salida había casi 400 Beer Runners con ganas de comerse el asfalto primero y después beberse una cerveza acompañada de su tapa. Eso sí, la parte del cerveceo iba a tener lugar bajo techo.

Los 400 valientes que corrieron el sábado tuvieron ocasión de compartir pista con tres personas muy especiales: nuestro embajador, Santi Millán. Santi no necesita presentación como actor; lo que mucha gente no sabe es que además es un consumado atleta, capaz de superar pruebas mucho más exigentes que los 4 km de nuestro recorrido. Santi derrochó entusiasmo y demostró que la simpatía de sus personajes no es sino el reflejo de su cercanía y amabilidad personales.

Otro invitado de excepción, venido desde Filadelfia, era David April. David fundó el grupo Fishtown Beer Runners y de alguna forma consiguió que una actividad que ya desarrollaban muchos grupos de amigos por separado -quedar para practicar deporte y disfrutar después de una cerveza y unas tapas- creara escuela y se extendiera a otras ciudades del mundo.

David corrió como uno más (además, él está mucho más acostumbrado a salir bajo la lluvia) y saludó a todos los Beer Runners. Estaba verdaderamente encantado de ver a tantos aficionados al deporte y la cerveza desafiando el clima.

Pero ¿de dónde sacó April la inspiración para crear el grupo? Pues del tercer invitado: el profesor Manuel J Castillo, Catedrático de Fisiología de la Universidad de Granada. Su estudio “La idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo de los deportistas”  le dio a David el argumento científico que explicaba porqué nos sienta tan bien una cervecita, con su tapa, después de hacer ejercicio. Desde luego, algo estará haciendo bien el profesor, a juzgar por su envidiable estado de forma, que le permitió completar el recorrido con excelente tiempo y humor.

En cuanto a la carrera, transcurrió como todo buen encuentro Beer Runner, donde el aspecto lúdico y socializador siempre está por encima de la competitividad. Desde luego, había atletas muy preparados que hicieron el recorrido rápido a pesar de la lluvia (o tal vez gracias a ella, quién sabe) y otros para los que era su primera carrera popular, que iban a su ritmo, disfrutando de una experiencia que esperamos les haya dejado ganas de repetir otras quedadas Beer Runners. Había participantes muy jóvenes otros muy seniors y hasta alguno de cuatro patas.

Y por fin, la cerveza con su tapa. Llegó el momento de acudir a la zona de catering para secarse por fuera y rehidratarse por dentro. En un ambiente de fiesta, los 400 Beer Runners disfrutaron su recompensa más esperada, una cerveza con su tapa, en compañía de otros corredores. Era momento para  escurrir la ropa, hacerse fotos y reírse mucho viendo la pinta de “gato mojado” que se les había quedado a algunos. En definitiva, todo un éxito a pesar de que la lluvia, por segunda vez consecutiva, se auto invitó al evento.

Aquí podéis ver las fotos de la jornada.

La próxima en Madrid.

El movimiento Beer Runner continúa su paso por nuestro país y mañana es el turno de la capital de España. Todos los pronósticos apuntan a que se va a romper la racha y el tercer encuentro Beer Runner se va a desarrollar con un tiempo espléndido. Eso, unido a que vamos a disponer de mucho espacio en La Caja Mágica hace prever un record de asistencia. Si vives cerca de Madrid No te lo puedes perder

Igual que en Barcelona, contaremos con la presencia de Santi Millán, David April, el profesor Castillo y Jacobo Olalla Marañón, Director General de Cerveceros de España. Regalaremos camisetas a los primeros en acudir al área de registro y habrá cerveza y tapas para el disfrute de todos.

Todavía estás a tiempo de inscribirte gratis aquí

Ah, ¡y no olvides tu cámara!

Queremos que compartas con nosotros tu mejor recompensa: ese momento cervecero después de practicar deporte. Así que llévate tu cámara o tu móvil y participa en “Mi recompensa”. Solo por hacerlo participarás en el sorteo de 10 tarjetas regalo de 60€ para compra de material deportivo. Podrás participar con tus fotos no solo después de la carrera Beer Runners, sino en cualquier momento de disfrute cervecero después de practicar cualquier de deporte (eso sí, lee muy bien las bases de participación antes de enviar tu foto).

¡Y que no pare!

El movimiento Beer Runners está abierto a la participación de todos. Únete a la comunidad Beer Runners de tu ciudad y organiza quedadas Beer Runners con otros aficionados. Beer Runners es mucho más que una carrera puntual: ¡es una forma de disfrutar del deporte y de los amigos!