La fermentación de la cerveza

¿Sabes cuál es el proceso de fermentación de la cerveza? Este paso es fundamental y debe formar parte de la cultura de cualquier cervecero. De manera muy breve, la fermentación es el proceso por el cual las levaduras añadidas al mosto (el líquido que se obtiene mojando la malta en agua en los primeros pasos de la producción de la cerveza) convierten los almidones o azúcares en etanol y dióxido de carbono.

Este proceso es vital, y quizás el más importante, en la elaboración de la cerveza; porque pequeñas variaciones en la levadura y la temperatura durante el proceso harán que tengamos un tipo u otro de cerveza, así como diferentes matices y aromas en el producto final.

Por esto, lo primero que vamos a tratar son los tipos de levadura y que darán origen a las dos grandes familias de cerveza: de alta y baja fermentación. Un tipo de levadura trabaja a mayor temperatura, entre 18 y 28º, y se suele quedar en la superficie, dando origen a las cervezas de alta fermentación o ales. Las levaduras de baja fermentación, o “fermentación en frío” funcionan entre 7º y 15º C y producen las cervezas conocidas como lagers.

Luego existen las cervezas de fermentación espontánea, menos conocidas por tener producciones más limitadas; en este tipo de cervezas no se añaden levaduras, sino que la fermentación se produce de manera natural y espontánea, con levaduras silvestres que se encuentran en el aire de manera natural.

Una vez que entendemos los tres tipos de cerveza que hay según la fermentación vamos a conocer cuáles son las características de cada una.

Cervezas Ale (alta fermentación)

Las tres características que nos ayudarán a diferenciar estar cervezas son:

  • Cuerpo: Las cervezas tipo ale tienden a ser más turbias que las lagers por el proceso de fermentación
  • Aroma: Estas cervezas tienden a tener aromas afrutados y más complejos. Esto se debe a que las levaduras que se usan en la fermentación desprenden subproductos aromáticos durante el proceso.
  • Sabor: Suelen tener un gusto más dulce, pero siempre dependerá del tipo de lúpulo que se le añada.

Cervezas Lager (baja fermentación)

¿Sabías que el término lager significa bodega o almacén en alemán? Se debe a que estos lugares presentaban las condiciones idóneas para la fermentación de estas cervezas.

  • Cuerpo: Tienden a ser más transparentes que las cervezas Ale.
  • Aroma: Tienen aromas más sutiles aportados por las maltas y los lúpulos
  • Sabor: Su sabor es más sutil que el de las Ales, por lo que pueden refrescar más que otras variedades.

Cervezas lámbicas (fermentación espontánea)

Estas cervezas surgieron en el área de Bruselas hace cientos de años. Sus características son:

  • Cuerpo: Son claras y tienen poca espuma
  • Aroma: Al olfato recuerdan a la sidra o al cava, y si llevan frutas destacarán sus aromas. Las frutas más comunes en la elaboración de estas cervezas son las ciruelas, el melocotón o las frambuesas.
  • Sabor: Tienen un sabor más ácido con toques agrios, igual que con los aromas, si hay frutas estas aparecen en el sabor.

Y ahora, ¿cuál te apetece más probar con amigos?, ¿y con qué plato?

Referencias:

* https://cerveceros.org/tipos-de-cerveza

  •  

Tapas en España por regiones

Las tapas son un símbolo de nuestra gastronomía y el producto más popular junto con una cerveza en las terrazas españolas, por eso cada región tiene tapas propias, representativas de su gastronomía local.

Según la región nos encontraremos con diferentes nombres para ellas: pintxos, tapas o raciones, tres maneras de disfrutar de una comida de una forma más relajada con amigos.

Dependiendo del lugar, podremos probar diferentes sabores tradicionales y propios de la zona. En este artículo haremos un repaso de algunas regiones y sus tapas mas representativas.

En Andalucía destacan tapas como el pescadito frito o el salmorejo. Dentro de la propia comunidad despuntan Almería y Granada por el imponente tamaño de las tapas. En Córdoba también encontraremos tradición de tapas, como ensaladilla rusa, los flamenquines o el rabo de toro. En Jaén son típicas las raciones de gazpacho pipirrana y frituras de verduras como berenjenas fritas.

En Cataluña entre las tapas mas tradicionales encontramos calamares fritos, bunyols (buñuelos) de queso o bacalao; o bombes (bolas de pure de patatas rellenas de carne picada empanadas y fritas).  Dentro de Cataluña, Barcelona tiene una gran cultura de tapas, una de las mas conocidas de la ciudad condal son las patatas bravas.

En Galicia encontramos una gran variedad gastronómica. Aunque sus tapas más típicas sean el pulpo, la empanada o la tortilla, producto que daría para una ruta propia; merece la pena explorar locales más tradicionales con tapas como raxo o vieiras.

En Extremadura existe una gran diversidad de tapas únicas de la región. Este es el caso de la pringue extremeña, un paté de hígado de cerdo y migas extremeñas. Sin dudano de los platos más representativos de la gastronomía de esta zona.

En el País Vasco, en cambio, a las tapas les llaman pintxos. Estos son cinco ejemplos de algunos que debes probar si algún día los visitas.

Pintxo de Txangurro: Este pintxo suele hacerse gratinado con txangurro, parecido al centollo. En su elaboración se suele usar cebolla fresca, mayonesa, vino, huevo duro y tomate.

Pintxo con txaka: Semejante a los aplitos de cangrejo se pica con jamón cocido y mayonesa y se sirve sobre pan o tortilla y pan.

Txistorra: Quizás unos de los productos más conocidos de la gastronomía vasca, no puedes volver sin probarlo.

Pintxo de huevo de codorniz: En este pintxo se combina el ingrediente principal, el huevo de codorniz, con otros ingredientes como morcilla, pimientos de padrón, jamón serrano…

Pintxo de bacalao: Seguramente el pescado más típico de la región. Igual que el pintxo de huevo de codorniz suele combinarse con otros ingredientes.

En definitiva, aunque sabemos que la situación sanitaria actual no acompaña, en cualquier región de España tendrás la oportunidad de disfrutar de la gastronomía local con amigos, ¡y siempre acompañado de una buena cerveza!

¿Cuánto sabes sobre las cervezas lambic?

¿Has oído hablar alguna vez de las cervezas Lambic? Se trata de una de las más desconocidas dentro de este mundo, así que en este post te contaremos todas sus peculiaridades, desde su origen hasta su composición y resto de características.

A pesar de no ser de las cervezas más populares, esta variante cuenta con una tradición de más de 400 años y no es apta para principiantes. Se elabora exclusivamente al sureste de Bruselas, más concretamente en el valle del Senne. El que sólo se elabore allí, se debe a que las levaduras y bacterias de este valle hacen a las cervezas Lambic únicas en el mundo.

En cuanto a su composición, las lambic propiamente dichas están hechas de trigo (30%) y cebada (70%). El porcentaje de alcohol en este estilo de cervezas va, por lo general, de 4% a 6%. Se constituye como una cerveza seca y con muy poco gas carbónico.

Cómo se elaboran las cervezas Lambic

A diferencia del resto de cervezas, las lambic se hacen sin añadir levadura de cultivo, son las propias levaduras y bacterias del ambiente las que hacen que el mosto fermente. Se trata por tanto de una cerveza de fermentación espontánea. Esta fermentación las convierte en unas de las cervezas más inusuales del mundo, ya que durante este proceso no se añade levadura, sino que se deja actuar a las levaduras salvajes del ambiente de la zona de donde proceden ¿sabías que este proceso de elaboración puede llegar a durar varios años?

Requiriéndose lúpulos muy viejos para su elaboración, la mayor parte de la cerveza lambic se utiliza para mezclar y refermentar añadiendo frutas y es dificil de conseguir tal cual, sin mezclar, fuera de su zona de origen. En la fermentación es donde entran en juego elementos que hacen de las lambics cervezas de auténtico culto, ya que en el proceso intervienen no solo las levaduras “clásicas” que fermentan, por ejemplo, el vino, sino otros agentes que darán aromas y sabores muy peculiares que no son apreciados por todo el público.

Dicen que la cerveza Lambic la amas o la odias, pero no hay un término medio ¿cuál es tu caso?

DIFERENTES TIPOS DE CERVEZA PARA EMPEZAR EL AÑO

¿Cuántas variedades de cervezas conoces? En este post te animamos a empezar el 2021 probando algunos tipos de cervezas nuevas, ¿te atreves?

Cerveza IPA (Indian Pale Ale): seguro que has oído hablar últimamente de este tipo de cerveza, ya que está muy de moda, pero no podíamos dejar de recomendarla. Como características que la diferencian del resto, éstas contienen una mayor cantidad de lúpulo y por lo tanto un amargor y aroma intensos. Al ser tendencia, te será muy fácil encontrar IPAs de casi todas las marcas. 

Cerveza negra: es un tipo de cerveza de color muy oscuro con fuerte sabor que puede recordar al chocolate o al café. Para esta variedad se utiliza levadura lager en lugar de ale en la fabricación, por lo que esta cerveza suele ser más suave y menos amarga que las stouts o porters. Su color oscuro viene dado por la malta tostada.

Cerveza Lager: la lager es una cerveza que se suele servir muy frías. Se caracteriza por su sabor acentuado y su fermentación baja. A estas cervezas también se las conoce comúnmente con el nombre de cerveza rubia por su tono, aunque algunas lagers tienen colores tostados o negros.

Cerveza trigo: este tipo de cerveza, generalmente de fermentación alta o ale, se elabora con una gran proporción de trigo en relación con la cantidad de cebada malteada. Dentro de la categoría de trigo, podemos encontrar dos vertientes: la weißbier alemana, cerveza de fermentación alta que se caracteriza por mezclar al menos 50% de trigo con malta de cebada; y la witbier belga, que utiliza aromatizantes como el cilantro y la cáscara de naranja.

Te animamos a que investigues y pruebes todas estas variantes y lo compartas en tus redes sociales. 

MEJORES CANAPÉS PARA HACER ESTAS NAVIDADES

0101

Todos sabemos que estas Navidades serán diferentes, como habrá menos oportunidad de hacer grandes celebraciones fuera de casa, en este post te damos propuestas para que puedas convertirte en un auténtico chef sin moverte de tu propia cocina. Sí, has leído bien, con estos canapés sencillos, ricos e interesantes podrás disfrutar de auténticos banquetes, siempre acompañados de una buena cerveza.

Dátiles con bacon: se trata de un clásico que siempre triunfa y está presente en muchas mesas con diferentes variaciones. La preparación es muy sencilla, enrollando el dátil en el bacon, le clavas un palillo y cuando esté caliente la sartén con el aceite lo añades hasta que se dore muy bien

Piruletas de queso y frutos secos: Este aperitivo es de lo más sencillo y diferente. Su elaboración no tiene ninguna complicación. Empieza rallando queso parmesano y queso manchego a partes iguales. Añade semillas de sésamo blanco y negro, pistachos troceados y hojitas de tomillo. Coloca las brochetas sobre una bandeja de hornear con papel de hornear. Coloca un aro sobre la otra punta de la brocheta y rellena con 2 cucharadas de la mezcla de quesos y semillas. Hornea a 180º hasta que estén doradas

Rollitos de pollo, jamón y queso: Abre unas pechugas de pollo en forma de libro y aplánalas con una maza. Pon jamón y queso, haz unos rollitos y sujeta con un palillo. Pásalas por huevo batido y después por pan rallado. Después fríelas en aceite abundante vigilando que no se quemen. Después, córtalos en rodajas.

Champiñones rellenos de huevo de codorniz: Esta deliciosa receta te encantará, empieza limpiando los champiñones para después retirar y cortar en dados pequeños los tallos. En una sartén, rehoga cebolla, ajo picado, los tallos del champiñón y dados de jamón. Salpimienta. Rellena los champis con esta preparación y casca un huevo de codorniz encima de cada uno. Hornea a 180º hasta que la clara de los huevos haya cuajado pero que la yema aún esté líquida.

Patatas rellenas de queso: Esta receta es para tomarla templada. Son unas patatas rellenas que quedan riquísimas. Para prepararlas necesitaremos unos 500 gr de patatas pequeñas, una cucharada de aceite de oliva, sal de mar, un envase de queso crema. Preparamos una bandeja de horno y ponemos a precalentar el horno. Colocamos cada na de las patatas enteras y sin pelar y las horneamos durante unos 40 minutos. Una vez estén listas las retiramos del horno y cuando se enfríen un poco las vamos vaciando. Una vez vacías, las vamos rellenando con queso crema y por último le damos un golpe de calor de nuevo en el horno.

Tartaletas al gusto: Para este plato, ten en cuenta que cualquier relleno es una buena opción, así que alimenta tu creatividad. Corta las láminas de pasta brisa (a temperatura ambiente) con un diámetro un poco mayor que el de los moldes de tartaleta que vayas a utilizar. Sofríe un poco de puerro y mézclalo con patatas fritas caseras, taquitos de jamón y pimentón. Añádelo en las tartaletas. Bate dos huevos, añade sal y pimienta, y vierte un poco de mezcla en cada tartaleta. Hornea a 200 º.

Tostas de carpaccio de ternera: No hace falta algo muy elaborado para ser sofisticado en tus creaciones culinarias y este es el perfecto ejemplo. Para hacer estos canapés navideños de carpaccio necesitarás tener solomillo de ternera congelado o cualquier carne magra de ternera. 15 minutos antes de preparar la receta, sácalo, córtalo en lascas muy finas y reserva. Corta una barrita de pan en rodajas y hornéalas a 180º hasta que estén tostadas. Sobre el pan crujiente coloca unas hojitas de escarola, encima distribuye unas láminas de ternera, unas escamas de sal, pimienta recién molida y unas lascas de parmesano.

Esperamos que te animes con alguna de las recetas y compartas tus resultados en redes sociales.

Recetas navideñas para sorprender a la familia

En unas fechas tan especiales para todos, como lo son las navidades, no es de extrañar que saquemos nuestras mejores galas también en la cocina. En esta nueva entrada de nuestro blog os dejamos una receta fácil de preparar con la que podréis sorprender a vuestra familia y tener entretenidos a los más pequeños, sobre todo en un año tan atípico como lo es el 2020. ¿Nos acompañáis? ¡Empezamos!

La receta de hoy es una ensalada templada de gulas con salsa de miel mostaza. Las cantidades e ingredientes son para 2 o 4 personas, dependiendo de si el plato se utiliza como principal o como entrante.

Para la ensalada necesitaremos:

  • Una lechuga (da igual la variedad)
  • 2 o 3 tomates
  • ½ cebolla
  • Un paquete de gulas
  • Un diente de ajo
  • 3 cucharadas de AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)

Y para la salsa:

  • 250 gr de mostaza suave (idealmente amarilla, pero puedes elegir otra variedad si te gusta más)
  • 120 ml de vinagre blanco
  • 85 ml de miel
  • 1/2 cuchara de postre de sal

Primero prepararemos la ensalada a nuestro gusto: cortamos la lechuga, los tomates y la cebolla y mezclamos en una ensaladera o bol, lo que tengamos en nuestra casa. Después pasaremos a preparar la salsa.

La salsa de miel y mostaza es perfecta para combinar con casi cualquier plato, por su facilidad de preparación podemos hacerla en cualquier momento y nos ayudará a elevar el emplatado y potenciar los sabores con los que la juntemos. La variedad que nosotros vamos a hacer es perfecta para acompañar ensaladas templadas, pero existen otras variedades con las que podemos acompañar platos más fuertes como la carne. Para ello solo tendríamos que cambiar la mostaza por una con más potencia, como la de Dijon.

Para elaborar esta salsa solo necesitamos mezclar todos los ingredientes en un cazo a fuego medio durante 4 o 5 minutos, dependiendo de cada cocina. Lo más importante de esta receta es remover de manera constante durante el tiempo que estén los ingredientes en el fuego y hasta que consigamos una textura espesa y homogénea. Para que la salsa quede menos espesa siempre podremos añadir más vinagre.

Una vez tengamos la salsa con el aspecto y textura que más nos guste a nosotros, o a nuestros comensales, tendremos que aliñar la ensalada y pasar al último paso: hacer las gulas.

En una sartén con fuego medio echamos el AOVE. Cuando el aceite esté caliente echaremos el ajo hasta que esté doradito (20/30 segundos). Una vez el ajo coja color echaremos las gulas. Es importante dejar las gulas el tiempo necesario en la sartén, no más, para evitar que se sequen. Pasados 4 o 5 minutos, dependiendo de la potencia de la cocina, retiraremos las gulas del fuego y las pondremos sobre nuestra ensalada ya aliñada. ¡Y voilà! Ya tenemos un perfecto entrante o plato principal para cualquiera de nuestras celebraciones navideñas.

¿Y para beber? Una cerveza de trigo es el maridaje perfecto para este plato.

Esperamos que disfrutéis mucho de este plato y desde el equipo de Cervecear os deseamos ¡Feliz Navidad!

Mejores bares con tapa de España

Las tapas son una de las atracciones más interesantes de nuestra gastronomía en el ámbito tanto nacional como internacional. Calificado normalmente como un aperitivo que se suele servir como acompañamiento a una bebida, así nace el clásico tapeo, es decir crear diferentes rutas en las que se visitan diferentes bares o restaurantes para probar sus distintas tapas. De hecho, podemos distinguir un buen bar de otro excelente por las tapas que nos ofrecen al pedirnos una caña.

Te dejamos una lista con algunos de los mejores bares con tapa que puedes encontrar por España.

El minibar, Madrid: A escasos metros de la conocida Plaza Mayor, se encuentra este bar donde se sirven algunas de las mejores tapas de la capital. Variedad, calidad, un servicio rápido y amable y un precio más que ajustado hacen de que las visitas siempre salgan satisfechas

La Republicana, Zaragoza. La zona del Tubo es lugar de peregrinaje para cualquier amante de un buen aperitivo. De entre todas sus posibilidades, este bar es todo un clásico inaugurado en 1983 que destaca por su papas con mojo, guirlache de morcilla y unos divertidos huevos de igual denominación que el establecimiento, que representan la bandera tricolor.

Bar FM, Granada. Esta ciudad es popularmente conocida por su Patrimonio Histórico y Cultural, y no estamos hablando solo de la Alhambra sino de la cultura de tapeo existente. Concretamente, la visita al Bar FM debería ser visita obligada. Ubicado en una barriada algo apartada del centro, y en un local donde no hay mesas ni sillas, no necesitarás sentarte para disfrutar del mítico pulpo seco a la plancha con berza, tortillitas de camarones, ensaladilla, ortiguillas, salmonetes, chopitos o boquerones en vinagre.

Lo nuestro, Toledo. Este establecimiento puede caracterizarse por ser humilde, casero y auténtico, la mejor opción para degustar tapas españolas y otras elaboraciones contundentes y muy sabrosas

Casa Puga, Almería. Popular, acogedor y tradicional, además de amigable y con una oferta tan deliciosa como variada, entre la que no faltan las mejores tapas españolas. Un lugar de visita obligada si buscas algo auténtico.

Tras esta pequeña selección, nos hemos dejado muchos bares en el tintero, por lo que merece la pena que investigues la cantidad de bares de alta calidad que tienes en tu ciudad.

En definitiva, la tapa española es uno de los elementos que más nos identifican y gracias a esta tradición, ir de tapas se ha convertido se ha convertido en una señal de identidad española, un imprescindible para quien visite nuestro país.

RUTA CERVECERA POR MADRID

Una de las mejores maneras de poder disfrutar de Madrid es a través de sus bares, por eso en este post queremos proponerte bares con una amplia oferta de cervezas para que puedas disfrutar de una experiencia gastronómica completa junto a una variada cata de nuestra bebida preferida. Aquí tienes una lista de bares ubicados en barrios emblemáticos de la capital, ¡muy atento!

LA LATINA – MALASAÑA

Queremos aunar estos dos barrios alternativos en un único bar:

El Pez Tortilla (Calle Pez, 36; Calle Cava Baja, 42) este curioso establecimiento se ha convertido en todo un referente y cuenta con más de 70 cervezas para elegir, además es uno de los mejores sitios para probar croquetas y tortillas. Es el sitio perfecto para disfrutar de un fin de semana con tus amigos de buena comida y cerveza.

CHAMBERÍ

En este caso, te proponemos dos establecimientos con conceptos muy diferentes:

La Virgen 154 (Calle José Abascal,11) La unión de Cervezas la Virgen y Kitchen 154 ha resultado en este local en el que puedes disfrutar una buena cerveza artesanal y cocina asiática callejera en el corazón de Chamberí. No hace falta que viajes hasta el continente asiático para disfrutar de Street food de calidad y de cervezas variadas y diferentes.

El Sainete (Calle Ponzano, 6) Si te apetece algo más sofisticado, en la clásica calle Ponzano puedes encontrar este lugar que te ofrece probar de sus más de 20 grifos de cerveza craft como de sus más de 150 referencias en botella con una decoración marcada por 4 ambientes diferentes para disfrutar cada momento del día. Además, su oferta culinaria cuenta con platos de primera calidad creados por el conocido chef Fran Vicente.

BARRIO DE LAS LETRAS

Si te encuentras en la zona más céntrica y turística de Madrid…

Fogg Bar (Calle de Moratín, 5) es el paraíso para los amantes de la cerveza y el queso, el sitio perfecto para hacer un buen maridaje con estos dos elementos. Hay gran variedad de cervezas y estilos. En el Fogg, puedes encontrarte alrededor de 20 marcas diferentes de quesos que pueden ser maridadas con alguna de las 11 cervezas de grifo o las 40-50 referencias en botella que suele haber. Si prefieres maridar con algo más contundente, no tienes que preocuparte ya que cuenta con dos locales más en los que la hamburguesa es la segunda protagonista.

En definitiva, puedes hacer una ruta por estos bares mientras paseas por zonas emblemáticas de Madrid, disfrutando de una cata de cervezas inigualable, puedes estar seguro de que cumplirá con todas tus expectativas así que ¡súmate a esta ruta cervecera!

PLANES PARA DISFRUTAR HALLOWEEN CON AMIGOS

Como todo lo de este año, este 31 de octubre no va a ser un Halloween cualquiera, pero hay que darle la vuelta a la tortilla (o en este caso a la calabaza) y convertirlo en la mejor fiesta del año ¿Cómo? Te proponemos una lista de planes que puedes hacer tanto en casa como fuera para pasarlo de miedo.

Maratón de cine de terror: Sí, es el plan clásico por excelencia en estas fechas, pero no podía faltar en nuestra lista. Hay cines que, por la ocasión, ofrecen maratones de hasta siete horas de películas de miedo. Quizás siete horas es demasiado, pero siempre puedes ir a ver un par de películas y luego acabar la noche con una cena y unas cervezas, que seguro que te sientan ¡de muerte! 

Unas cervezas en El Cártel de Mawey: Si lo que te apetece es cenar fuera, este local de Madrid (Blasco de Garay, 10) te ofrece un plan perfecto si eres amante de la cerveza para celebrar Halloween y el Día de todos los Santos: burritos y cerveza. ¿Encontrarás un plan mejor? No lo creemos.

Haz un scape room de terror: tanto si has disfrutado de este tipo de experiencia como si no, siempre es buena idea apuntarte a un scape room con esta temática. La oferta es enorme y encontrarás más de uno en tu ciudad, te aseguramos que no tienen desperdicio.

Visitar lugares misteriosos de tu ciudad. No hace falta irse lejos de la ciudad para conocer historias terroríficas, algunos de los edificios más emblemáticos de muchas ciudades ocultan sucesos paranormales o leyendas urbanas. Puedes hacer un tour con tus amigos para comprobar la veracidad de estas historias.

Pasa la noche en un hotel encantado. Muchos hoteles ambientan algunas de sus habitaciones para la ocasión y organizan cenas especiales, como el hotel Room Mate Oscar en pleno centro de Madrid. Es un plan perfecto para hacer con tu pareja.

Como puedes comprobar, hay planes de esta lista que pueden combinarse entre sí, lo que tienen todos en común es que mejoran si añades la combinación mágica de Cervecear: cerveza, amigos y ¡una cena! Tú qué opinas, ¿truco o trato?

MENÚ DIARIO DE RECETAS CON CERVEZA

Si eres de lo que piensa que la cerveza solo podemos disfrutarla junto a un aperitivo en una terracita al sol ¡estás muy equivocado! ¿Sabías que la cerveza también sirve para cocinar? Sí, has leído bien, la cerveza puede estar incorporada de una manera u otra en todos tus platos ¡tanto dulces como salados!

Esta bebida nos da muchas oportunidades para darle una vuelta a nuestras recetas de siempre, dando un toque diferente en gran variedad de platos.

Para demostrarlo, te ofrecemos un menú diario variado con diferentes alternativas en el que la cerveza tiene protagonismo en todos los platos, siendo recetas sanas y fáciles.  

DESAYUNO

Tostadas de mermelada con cerveza

Puedes empezar bien el día con unas tostadas con mermelada de cerveza. Es un acompañamiento perfecto para queso o café. Es cierto que no es una receta rápida porque necesita una cocción larga y tiempo de reposo y enfriado, pero el proceso es muy sencillo y el resultado es espectacular y delicioso.

Ingredientes

  • 1.5 litros de Cerveza rubia
  • 400 gramos de Azúcar
  • 1 naranja
  • 1 palo de Canela de unos 10 – 12 cm
  • 2 vainas de Vainilla
  • 1 cucharadita de Clavos de olor
  • 3 o 4 estrellas de Anís estrellado
  • 1 manzana verde

Preparación

  1. En una cacerola ponemos el azúcar, los clavos de olor, la canela, las vainas de vainilla abiertas a lo largo, las estrellas de anís, la piel y el zumo de la naranja, las pieles y los corazones de manzana, la manzana cortada en dados y la cerveza.
  2. Ponemos al fuego (6/12) para que se disuelva el azúcar y esperamos a que hierva, bajamos el fuego (3/12) y dejamos cocer 20 minutos.
  3. Retiramos del fuego, dejamos enfriar y guardamos la olla en la nevera para que repose la mezcla como mínimo 12 horas.
  4. Al día siguiente volvemos a poner al fuego (7/12) hasta que hierva de nuevo. Bajamos el fuego (3/12) y dejamos cocinar 1 hora más. Pasado este tiempo retiramos las frutas y las especias, rescatamos los trozos de manzana, los trituramos con la batidora y añadimos esa papilla al líquido. Mezclamos bien y dejamos al mínimo (1/12) durante otra hora más o el tiempo necesario para que el líquido se haya reducido a la tercera parte de su volumen inicial.
  5. Podemos envasarlo al vacío en frascos esterilizados si no la vamos a consumir en poco tiempo.

COMIDA

Para el almuerzo queremos darte una opción tanto de carne como de pescado

Carrilleras de ternera a la cerveza

Si piensas en recetas de carne en las que la cerveza está incorporada seguramente te venga a la mente el pollo a la cerveza. Por eso, queremos darte otra alternativa para que veas que la cerveza puede funcionar en todo tipo de carnes.

La carrillera es un tipo de carne que está cada vez más incorporada en restaurantes de todo tipo, así como en nuestra cesta de la compra.

Debes saber que esta receta requiere más tiempo y dedicación, pero es perfecta para lucirte en una cena con amigos o familia.

Ingredientes

  • 4 Carrilleras de ternera
  • 1 pinta de Cerveza Ale ámbar u oscura
  • 4 dientes de Ajo
  • 1 ramillete de Tomillo verde
  • 1 litro de Caldo de carne
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Ponemos nuestras carrilleras de ternera en una fuente profunda y las cubrimos con el ajo bien picado, la cerveza y cubrimos con el tomillo. Cubrimos con papel film y dejamos en la nevera  marinando durante 4 horas mínimo o preferiblemente durante toda una noche.
  2. Una vez marinadas, encendemos precalentamos nuestro horno a 120ºC-140ºC.
  3. Separamos las carrilleras a un plato aparte y vertemos el líquido de la marinada y también el ajo y el tomillo a nuestra olla resistente al horno. Ponemos la olla al fuego y llevamos a ebullición.
  4. Mientras hierve nuestra mezcla, marcamos las carrilleras en una sartén aparte con un pelín de AOVE hasta que queden ligeramente caramelizadas por fuera. Tendremos que tener el fuego muy alto para que no se cocinen mucho por dentro.
  5. Echamos las carrilleras a la olla con el líquido y echamos suficiente caldo de carne para cubrirlas todas. Llevar a ebullición de nuevo y cuando empiece a hervir lo tapamos y lo metemos al horno con la tapa puesta durante 4 horas.
  6. Pasadas 4 horas sacamos la olla del horno y la ternera estará cocinada y ultra tierna. La sacamos con mucho cuidado para no romperla y la dejamos en un plato aparte por el momento. Colamos el líquido para librarnos de las impurezas y hojas de tomillo, y reducimos esa salsa ya limpia que nos queda durante unos 15-20 minutos hasta que nos quede con una consistencia más densa y color oscuro (consistencia como de chocolate líquido).
  7. Por último, corregimos la salsa de sal y añadimos las carrilleras para que queden bañadas en la salsa.

Pescado a la cerveza

Si no te gusta la carne o simplemente eres más de pescado, te ofrecemos esta alternativa con una elaboración mucho más sencilla.

Ingredientes

  • El tipo de pescado lo puedes elegir a tu gusto, nosotros te proponemos merluza o dorada
  • 1 litro de Cerveza rubia
  • 1 cebolla
  • 3 trozos ajo
  • 1 pimiento verde
  • Tomillo
  • 2 hojas laurel
  • Perejil
  • 2 cucharadas de Aceite de oliva virgen extra

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 180°, le ponemos las dos cucharadas de aceite en la bandeja o en un papel vegetal, lo dejamos 5 minutos. Mientras en un tupper o bol ponemos el pescado y le echamos por encima el ajo picado, el tomillo el perejil y troceada las dos hojas de laurel, (yo lo suelo hacer con filetes de panga que no tiene espinas pero se puede hacer con otros pescados a su gusto), luego al horno.
  2. Dejamos durante 10 minutos el pescado en el horno y después le añadimos el pimiento y la cebolla cortadas en tiras finas y echamos la lata entera de cerveza. Dejamos que se cocine bien más o menos 15 minutos más.
  3. Podemos acompañar este delicioso plato con unas patatas o una ensalada

MERIENDA

Para merendar algo por la tarde, te ofrecemos alternativas tanto dulces como saladas.

Tarta de chocolate con cerveza negra

Si te apetece algo dulce puedes probar la tarta de chocolate con cerveza negra. También puede servir como postre tras el almuerzo. Se trata de una receta más elaborada que requiere más dedicación ¡Pero te aseguramos que merece la pena!

Ingredientes

Para el bizcocho de cerveza Guinness y chocolate

  • 250 gramos de Harina de uso común
  • 280 mililitros de Cerveza Guinness Original
  • 75 gramos de Cacao en polvo sin azúcar
  • 400 gramos de Azúcar
  • 120 mililitros de Nata líquida para montar
  • 2 Huevos L
  • 250 gramos de Mantequilla sin sal
  • 1 cucharada de Esencia de vainilla
  • 1 cucharada de Bicarbonato sódico

Para la cobertura de crema de queso

  • 250 gramos de Crema de queso para untar tipo Philadelphia
  • 150 gramos de Azúcar glas
  • 200 mililitros de Nata líquida para montar

Observaciones:

  • Los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente
  •  La nata que vamos a montar tiene que estar de la nevera

Preparación de la tarta

  1. En un cazo ponemos a calentar a fuego muy bajo (3/12) la mantequilla con la cerveza hasta que se derrita la primera. Reservamos.
  2. Encendemos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo sin ventilador para que se vaya precalentando.
  3. En un bol pesamos los 400 g de azúcar. En otro bol, mezclamos la harina, el cacao en polvo sin azúcar y el bicarbonato y tamizamos la mezcla sobre el azúcar (el paso de tamizar es muy aconsejable si queremos que luego no queden grumos cuando incorporemos los líquidos). Mezclamos con cuidado con el azúcar y reservamos.
  4. En otro bol (podemos usar en el que habíamos mezclado la harina limpiándolo con papel de cocina) mezclamos la nata con los huevos y la esencia de vainilla y batimos enérgicamente hasta obtener una mezcla homogénea. Añadimos la mezcla de cerveza Guinness y mantequilla fundida y batimos bien.
  5. Añadimos la mezcla líquida sobre los ingredientes secos y los integramos con delicadeza utilizando un batidor de varillas manual. Debemos intentar que no queden grumos, pero también debemos evitar batir enérgicamente, pues si lo hacemos se empezará a desarrollar el gluten y el bizcocho quedará más apelmazado.
  6. Preparamos un molde redondo de 24 cm de diámetro (o de otra forma pero de tamaño equivalente) bien engrasándolo o forrándolo (en este post os contamos cuál es la forma más adecuada de preparar cada tipo de molde), vertemos la mezcla en el molde, lo introducimos en el horno precalentado y horneamos durante 50 minutos a 180ºC.
  7. Pasado ese tiempo, pinchamos con un palillo y si sale limpio es que ya está, si no, lo dejamos 5 minutos más y volvemos a comprobar.
  8. Dejamos enfriar antes de cubrirlo con la crema de queso.

Preparación de la cobertura

  1. Montamos la nata sin añadirle nada de azúcar.
  2. Mezclamos la crema de queso con el azúcar glas.
  3. Incorporamos la nata montada y mezclamos con movimientos envolventes hasta conseguir una crema homogénea y sin grumos.

Algo más salado: Crepes de cerveza

Ingredientes (para 10 crepes)

  • 150 gramos de Harina de trigo
  • 240 mililitros de Leche
  • 120 mililitros de Cerveza rubia
  • 2 Huevos M
  • ½ cucharadita de Sal
  • Aceite o mantequilla para engrasar la plancha o sartén

Preparación

  1. En un bol amplio mezclamos la harina con la sal. Añadimos la leche, los huevos y la cerveza y batimos bien con las varillas hasta conseguir una mezcla homogénea y sin grumos (se puede hacer con batidora eléctrica).
  2. Engrasamos una sartén de 20 cm de diámetro con unas gotas de aceite de oliva o una pizca de mantequilla y la ponemos a calentar a fuego medio alto. Cuando la sartén esté caliente vamos añadiendo cucharones de masa, la hacemos girar para que cubra toda la superficie y esperamos a que se despeguen los bordes.
  3. En ese momento, le damos la vuelta a la crepe y dejamos que se haga por el otro lado durante un minuto aproximadamente. Según las vamos sacando las dejamos apiladas en un plato para que se mantengan calientes.

Para el relleno de los crepes, te proponemos algo salado como jamón y queso o una opción vegetal como canónigos con tomate y huevo. Aun así, también combina con opciones dulces.

CENA

Masa de pizza con cerveza

Si te apetece darte un capricho cenando pizza, debes saber que la cerveza también puede implicarse en esta receta. ¿Cómo? En la misma masa, dándole un toque diferente, sabroso y crujiente con matices diferentes.

Ingredientes para 3 o 4 bases de pizza

  • 300 gramos de harina de fuerza
  • 10 gramos de levadura fresca
  • 1,5 litros de Cerveza rubia
  • 5 gramos de sal
  • 15 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • Una pizca de azúcar

Preparación

  1. Pon la harina en un cuenco amplio y disuelve en ella la levadura, desmenuzándola con la yema de los dedos. Haz un hueco en el centro de la harina e incorpora la cerveza, el aceite de oliva, la sal y el azúcar.
  2. Empieza a mezclar el líquido con la harina hasta que consigas una masa manejable, no debe quedar muy pegajosa. Enharina la superficie de trabajo y vierte la masa para amasarla unos minutos hasta obtener una masa elástica y fina.
  3. Finalmente dale forma redondeada a la masa y puedes untarla con un poco de aceite o directamente espolvorearle un poco de harina y colocarla en un cuenco amplio para que tenga espacio para subir. Tápala con un paño limpio y seco y déjala reposar hasta la hora de la cena.
  4. Con esta masa puedes hacer tres o cuatro pizzas, depende del tamaño que les quieras dar. Cuando vayas a hacerlas, divide la masa en las porciones deseadas y enharina de nuevo la superficie de trabajo para darles forma amasando con el rodillo.
  5. Después cubre cada pizza con los ingredientes que prefieras, algunas ideas pueden ser la Pizza Vegetal o la Pizza con queso de cabra y pimientos confitados.
  6. El horneado dependerá del grosor que le des a la masa de pizza con cerveza y de los ingredientes incluidos. Lo ideal es que el horno esté bien caliente cuando introduzcas la pizza para su cocción y en un tiempo de entre 15 y 30 minutos disfrutarás de una pizza casera inmejorable

Verduras a la cerveza

Si quieres algo más ligero y menos calórico (pesado), puedes hacer una menestra de verduras al horno. También es una buena guarnición para acompañar al almuerzo.

Ingredientes

  • 2 Patatas
  • 1 y 1/2 Cebolla
  • 1 Pimiento verde
  • 1/2 Pimiento rojo grande
  • 1/2 Calabacín
  • 1 Tomate grande
  • 1 Lata cerveza
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • Ajo en polvo
  • Hierbas provenzales
  • Orégano

Preparación

  1. Precalentamos el horno. Pelamos, lavamos y cortamos las verduras. La patata en rodajas, la cebolla en juliana, los pimientos a tiras, el calabacín a medias rodajas y el tomate a rodajas.
  2. Cogemos una fuente para horno y embadurnamos con aceite el fondo. Seguidamente añadimos las verduras, yo he añadido primero la patata, luego la cebolla y añadimos un poco de sal y un chorrito de aceite, luego los pimientos, calabacín y tomate.
  3. Añadimos sal, pimienta, ajo en polvo, orégano, hierbas provenzales y por último regamos con la cerveza.
  4. Metemos al horno a media altura, con el fuego alto por la parte de abajo. Cuando hayan pasado unos 30/35 min más o menos comprobar con un cuchillo si las verduras están blanditas. Si es así, sacar del horno y dejar reposar unos minutos. Listo ya tenemos una comida sana y rica o un buen acompañamiento para carne o pescado.

Como has podido comprobar, la cerveza es una bebida ideal que no puede faltar en nuestra nevera ya que nos ofrece infinitas posibilidades para nuestros platos en nuestro día a día.