El origen del brindis

Brindis con cerveza

Ponte que has quedado con tus amigos o tu familia para tomar unas cañas navideñas. Ponte que quieres quedar bien, parecer “alguien leído”. Ponte que alguien propone brindar. ¡Ahora!

Es tu momento. Ataca:

– Chicos, ¿sabéis de dónde viene lo de brindar?

Ohhhh!! (admirativo)

(¡Ojo! ¡que no parezca que te lo has aprendido hoy en la revista de la sala de espera del dentista! Dale un aire natural, “kásual” que dicen los modernos. Sin darte importancia…)

Hay varias teorías al respecto:

  • La primera habla de que proviene del siglo IV a.C. Como era usual envenenar al prójimo (fea costumbre) a través de su bebida, se chocaban fuertemente los recipientes para mezclar los líquidos y así asegurarse de que si uno palmaba, palmaban los dos.
  • Mucho más bonita es la siguiente teoría: como muestra de confianza en el anfitrión, en un caso como el anterior, se chocaban leve y amistosamente las copas como diciendo: “sé que no vas envenenarme, confío en ti” ¿No es precioso? El sentimiento de confianza en general, no el hecho de confiar en que no te envenen que, entendemos, a día de hoy, no debería pasarte.
  • La siguiente teoría sitúa el origen del brindis en el siglo XVI. Es la típica horquilla que le puede bailar a un historiador, sí. La anterior hablaba del S. IV a.C y ésta del S. XVI d.C. 2.000 años arriba o abajo… cosas que pasan. Si te casas con un historiador no tengas en cuenta que no se acuerde exactamente de la fecha de vuestro aniversario. Perdón, decía que la siguiente teoría tiene como motivo la celebración de la victoria en Roma del ejército de Carlos V. Lactancio, caballero mancebo de la corte del Emperador (cuyo título no me queda nada claro, por lo que pensaré que era un señor al que le gustaba mucho la leche) convenció a “el Arcediano del Viso” (de este nombre no te vas a acordar al contarlo, cuenta con ello, así que piensa que es uno que vio el saqueo y di: “Lactancio, un señor al que le gustaba la leche, convenció a uno que pasaba por allí…”) de que Carlos V no tenía culpa de nada porque el saqueo era designio divino, y brindaron todos juntos diciendo “bring d´irs” (“yo te lo ofrezco”)
  • ¡Más teorías! La de “se me ha acabado la cerveza”. En las sociedades romana y griega, en sus fiestas, levantaban y chocaban sus copas para que los sirvientes, con el sonido, se dieran por aludidos y las rellenaran. Efectivamente, nuestros referentes en la cultura occidental eran más bien tirando a vaguetes. Lo de levantarnos a pedir con educación la siguiente ronda nos debe venir de otra rama.
  • Y la última… brindar es la forma de que participen en el disfrute de la cerveza tus cinco sentidos. Porque el color dorado (“con matices del color de los campos de trigo en Soria al atardecer” que diría mi tía, lo que viene siendo dorado) ya lo ves, el olor a lúpulo, cebada, malta… ya lo hueles, el sabor lo disfrutas, de eso no hay duda, el recipiente lo coges y así haces partícipe al tacto, pero… ¿oírlo? Sí, escuchas las risas y conversaciones que rodean a las cañas y a las tapas, pero brindar hace que integres también el oído en ese momentazo y así, te entregues en cuerpo y alma al rito cervecil.

No sé yo si alguna de estas teorías es estrictamente cierta: los siglos bailan, “bring d´irs” es bávaro y no significa exactamente “yo te lo ofrezco” (no sé si es culpa de Lactancio, que no dominaba la lengua, o de una traducción posterior) (pensaré en que es algo reciente porque a Lactancio le he cogido cariño)… pero sé que todo esto tiene sentido. Porque brindar es demostrar confianza, celebrar u ofrecer algo y hace que el momento cañeo sea redondo.

Y ahora: familia, amigos… (Acaba tu discurso “kásual”. No dejes para mañana un postureo que puedas hacer hoy): levantemos nuestras cañas y brindemos, sabiendo por qué lo hacemos, por los griegos, los romanos, Carlos V y sus secuaces, los historiadores y la paciencia de sus consortes, el bávaro y Soria y por todos los que alguna vez han brindado con motivo o sin él. Porque siempre tengamos algo que celebrar, ofrecer, agradecer. Alguna broma que hacer. Gente con la que tomar una caña. Vosotros. Mi gente. (Cuidado que ahí alguien llora. Manéjalo bien. Sonríe. ¡Les tienes! ¡Ahora mismo te aman, fiera!, ¡sigue!) ¡Por mí, por todos mis compañeros y por mí el primero! (mal. ¿Ves? Te has venido arriba) Por la vida, por disfrutarla, por la cerveza en la mejor compañía (Mírales a los ojos, les has recuperado, sigue mirándoles y cierra esta maravilla que has hecho hoy…)

¿Qué cenas de Navidad ni qué cenas de Navidad? ¡Cañas de Navidad!

Cervezas de Navidad

Ha llegado ESA época. Esa en la que ya te empiezan a planificar todos los fines de semana de diciembre. Las cenas del curro, las familiares, del gimnasio, de los antiguos alumnos, esos a los que no ves en todo el año y tienes ocultos en tu muro de facebook porque son muy pesados pero… ¡es Navidad y hay que verse! Y quién elige sitio, y no seáis cutres que para una vez que nos vemos, y no no no, yo ese viernes no puedo, ¿lo dejamos para el domingo?… Sí, esa época ya está aquí.
Partamos de una realidad innegable:

  • Las cosas no están para despilfarros
  • Tiempo libre tenemos el justo
  • Vamos de duros, pero en realidad nos hace mucha ilusión ver a todos esos grupos de gente a la que ves una vez al año. Aunque sólo sea para ponerte al día

Tenemos la solución: ¡cambia las cenas de Navidad por cañas de Navidad! Queda en el bar al que debes fidelidad, ese a cuyo camarero conoces por su nombre. El mío, sin ir más lejos, se llama Juan. Tomad unas cañas, con sus correspondientes tapas. Hablad antes con vuestro Juan particular y decidle que ese día se estire, ¡que es Navidad! Haced la convocatoria por redes sociales, ¡o por Whatsapp!

¡Cañas de Navidad!
26 de noviembre de 2013
Has cambiado el asunto a “¡Cañas de Navidad!”
Alex se ha unido
Dani se ha unido
María se ha unido
Kike se ha unido
Sarindonga se ha unido
Chicos!!
Este año cambiamos la cena por cañas!!
Que si no nos empieza Kike con que si está muy liado…

María
¡Guay!

Dani
Por mí genial. ¿Segundo finde de diciembre?

Kike
Yo ese no puedo…

No, si lo que yo te diga…

Alex
Jajajaja!! Síiiiii!!! Y vamos donde Juan!!!

Kike
¿Y si lo dejamos para enero?

¿Qué no has entendido de cañas DE NAVIDAD? ¡Tío! ¡Haznos hueco!
Sarindonga se ha ido
¡Y la otra!

Dani
Dice Sara que perdón. Que se ha salido sin querer. Que la metas.
Sarindonga se ha unido

A ver, jueves 12. Donde Juan. A las 9, ¿estamos?

Alex
Yeaaaaahhhh!!!

Kike
Va! Guay!

 

Y así consigues que el plan parezca más fácil, porque para cervecear siempre hay tiempo. Y te juntas con la gente a la que quieres ver, con la que quieres estar.
Todo ventajas, oiga:
No tienes que pasar tres horas sentado entre los dos con los que menos te apetecía cenar. Sin opción a cambio. El plan de cañas te da la libertad de rotación y traslación.
Te ahorras tener que buscar sitio. Esa presión. Ese amigo al que nunca le gusta el lugar que has elegido.
No hay que esperar a que llegue Kike, una hora más tarde, porque cómo estaba el tráfico. Según llegas le pides una caña a Juan y listo. ¡A disfrutar de los tuyos!
Tu gente. Tu caña. Tu tapa. Tu Juan. ¿Qué te parece el plan? Este año, apúntate a las cañas de Navidad.

Queridos reyes magos…

Si este año habéis sido buenos y todavía estáis escribiendo vuestra carta a los Reyes Magos, aquí van algunas ideas cerveceras que podéis pedir a Melchor, Gaspar y Baltasar.

Abridores de cerveza

Si queréis sorprender a vuestros amigos cada vez que abrís unas cervezas, podéis hacerlo de mil maneras diferentes porque hay abridores para todos los gustos. En el Jardín del Lúpulo podéis ver una sección entera dedicada a ellos, desde los más convencionales hasta los más freaks.

  • Abridores de una galaxia muy muy lejana: para los aficionados a las sagas tipo Star Wars y para todos aquellos que sientan una pasión de otro mundo por la cerveza.
    eawars (2)
  • Abridores para los más deportistas: la opción ideal para los Beer Runners y para todos aquellos cerveceros que disfrutan del deporte y la vida activa.
    ea005
  • Abridores 2 en 1: ¿Por qué tener dos objetos distintos cuando puedes tener la utilidad de los dos en uno solo?
    e111

Kit de cata de cerveza

¿Habéis participado alguna vez en una cata de cervezas? Si todavía no lo habéis hecho, con un kit de cata podéis disfrutar como si fueseis auténticos expertos cerveceros. El que presentamos incluye una guía básica para el buen catador, 3 bolsas, 18 etiquetas en blanco (para catar “a ciegas”) y 3 cuadernos de notas para  apuntar vuestras impresiones:

Kit de cata de cerveza: cuadernos, bolsas, guía y etiquetas
Puedes pedirla en http://www.uncommongoods.com/product/beer-tasting-tool-kit

 

Diarios cerveceros

Para las personas más organizadas y metódicas, aquellas a las que les gusta tener cada cosa en su sitio y saber siempre dónde encontrarlas, el regalo ideal es un diario cervecero; una manera sencilla de tener al alcance de la mano las notas sobre catas de cerveza, las cervecerías que se han visitado…

Cuaderno de notas para amantes de la cerveza

Cerveza hecha verso

También podéis pedir a los reyes libros especializados con los que ampliar vuestros conocimientos sobre el mundo de la cerveza. Os sugerimos algunos títulos:

  • El libro de la cerveza: escrito por uno de los mejores periodistas cerveceros, este libro os ayudará a conocer mejor la cerveza a través de una lectura amena en la que analiza los ingredientes e historia de la cerveza.
    ealibro
  • El libro del amante de la cerveza: su nombre lo dice todo ¿no?
    ea-amante
  • El libro de oro de la cerveza: todas las perspectivas de la cerveza: su historia, su composición, sus propiedades, tradición cervecera, el arte de la cerveza, coleccionismo cervecero. Un libro de lo más completo para los cerveceros más exigentes.
    ea-libro
  • Los secretos de la cocina con cerveza: ¿Os ha entrado el gusanillo cocinero con nuestros menús cerveceros? Entonces este libro es lo que necesitáis para terminar de explorar el delicioso mundo de la cocina con cerveza.
    ea-cocina

El recipiente perfecto para cada cerveza

Para disfrutar de la cerveza es importante elegir el recipiente adecuado. Una copa de cristal fino es la mejor opción, porque permite coger la copa por el pie sin calentar la bebida. Aquí podéis encontrar más sugerencias sobre el perfecto servicio de la cerveza

Pero si lo que queréis es un recipiente original, que represente vuestra personalidad, también hay una amplia variedad de opciones personalizadas.

mikes

Esperamos que os hayan gustado nuestras propuestas y si tenéis alguna recomendación de regalo cervecero… ¡compartidla con nosotros!

Nuestra mejor recompensa

Recopilatorio de fotos de momentos cerveceros en las carreras Beer Runners

La Navidad ya está aquí. Las luces y los escaparates en las calles, los villancicos y los abetos llenos de adornos no dejan lugar a dudas. Es tiempo de reencuentros, celebraciones y regalos.

Y no hay mejor regalo en estas fechas que quedar con ese amigo que hace tiempo que no ves, visitar a los abuelos o aprovechar para pasar un buen rato con tus padres y disfrutar de su compañía entre cervezas y tapas. O ¿por qué no?, quedar con los amigos a los que vemos con frecuencia en el bar de siempre o invitarles a una comida en tu casa y sorprenderles con un menú cervecero como los que hemos propuesto en posts anteriores.
2012 ha sido un año lleno de grandes momentos; de deporte y cervezas en compañía, de gastronomía, de anécdotas cerveceras…. También ha sido un año marcado por la crisis económica, pero con más motivo en los momentos de dificultad se agradece ese “buen ambiente” que se crea en torno a unas cervezas con los nuestros.

Esta Navidad queremos brindar, con cerveza por supuesto, por todos los amigos de Cervecear. Disfrutad de unas fiestas rodeados de los vuestros para recordarlas con una sonrisa el año que viene. Un año que desde Cervecear deseamos que esté lleno de buenos momentos, nuevas amistades y el inconfundible sabor de una cerveza.
Os animamos a seguir compartiendo vuestro lado cervecero con nosotros a través de nuestro Facebook, nuestro Twitter y nuestra web.

A TODOS LOS CERVECEROS, ¡MUY FELICES FIESTAS!