Menú de otoño

Menú de otoño

“El otoño siempre ha sido mi estación favorita. El momento en que estalla todo con su belleza pasada, como si la naturaleza hubiera estado ahorrando todo el año para el gran final” (Lauren DeStefano)
Hay otros que no somos tan optimistas como Lauren y tenemos que buscar con mayor ahínco qué nos puede motivar en otoño, y… ¡lo tenemos! Es, para la gastronomía, una gran época. Por eso os proponemos un menú otoñal para que disfrutéis con vuestra bebida favorita: la cerveza. ¡A ver qué os parece!

Verduras: es la época de la coliflor, la calabaza, el calabacín, la berenjena y la alcachofa. Todas ellas verduras que maridan a la perfección con cerveza. Por ejemplo, prueba a combinar las alcachofas con cervezas de sabor intenso. El tono metálico dulzón de esta hortaliza amarga encuentra el contrapunto justo y el equilibrio perfecto en la cerveza. ¿No se te ocurren recetas otoñales con verduras? Visita Cocina de otoño de Directo al paladar, te darán buenas ideas.

Revuelto meloso de huevos y setas: ¡es época de setas! Prueba a combinar un revuelto de setas con una cerveza clara, ligera y suave. La yema líquida recubre la boca con una capa grasa que llega a “taponar” las papilas gustativas de la lengua y este tipo de cervezas te limpiará la boca y te permitirá disfrutar de todo el sabor de las setas.

Lubina a la espalda: otro clásico del principio del otoño, la lubina. En la terminación a la espalda entra un sofrito picante y aromático de ajo, perejil, guindilla y vinagre. Maridará a la perfección con una cerveza, incluso oscura.
¡Y prepárate, porque llega ya el marisco! Y es otra de las combinaciones con cerveza que no podéis perderos.

Cerveza y queso

Lomo de Sajonia en salsa: sí, en salsa. ¿Nunca lo habías probado? Pues atrévete y pruébalo con una cerveza de cuerpo medio y aromática. En general, para cualquier carne, cuanto más fuerte sea el sazonamiento del plato, siempre que no sea muy picante, se escogerán cervezas más oscuras y de mayor cuerpo.

Y de postre… ¡queso!. Un buen queso manchego curado con cerveza de abadía. En ella predominan los matices florales y frutales de la manzana, y logra una armonía genial con las notas ligeramente ácidas y picantes de este maravilloso queso.
Estas son nuestras sugerencias. Pero no olvides que el verdadero sentido del placer de la degustación gastronómica es localizar tu punto de encuentro entre el placer de comer y el de beber. Déjate llevar por la intuición y tus gustos y descubre, con los cinco sentidos, el maravilloso mundo de las combinaciones con cerveza.

Bon appétit!